TETRAEDRO DEL FUEGO

Cuando se manifiesta un incendio, pueden ocurrir dos cosas: o que el fuego continúe y se extienda o que se apague por sí mismo, como suele ocurrir en los sólidos como la madera.

Párate a pensar… ¿Cuántas veces se te ha apagado una chimenea o una barbacoa?

El componente que hace que el fuego se produzca depende de una reacción en cadena, hablamos del cuarto eslabón del fuego.

En definitiva, nos encontramos ante el “tetraedro del fuego”, tal y como lo llamó el científico Walter Haessler  en 1961 tras varios estudios realizados por Arthur Guise.

Cuando se dispone de la cantidad de gases necesaria y la concentración oportuna de comburente, el fuego se autoalimenta, generando más calor, produciendo más gases y así reiteradamente en forma de bucle. A esta reacción efecto dominó se dice que es auto-mantenida.

La reacción en cadena del fuego depende de las propiedades del combustible empleado: composición, humedad, estado físico, tamaño,… y de la cantidad de comburente.

Los sólidos

En el caso particular de los sólidos, estos se descomponen con el calor dando lugar a la aparición de sustancias volátiles que son muy reactivas las cuales arden y crean la llama.

Hablamos de la pirólisis y se da en cualquier materia orgánica. Los sólidos orgánicos generan la combustión incandescente o combustión sin llama.

Los líquidos

En este caso, los líquidos necesitan evaporarse para arder.  Por esta razón, cuando están en un recipiente, arden solo en superficie por lo que la llama flotará sobre él. Su peligrosidad viene determinada por la temperatura de inflamación.

Los gases

Los gases inflamables están listos para arder con una mínima energía la combustión Todo el gas arde a la vez produciendo una explosión.

Cuando el oxígeno se agota, los gases se acumulan y se abre una puerta o ventana para que entre el aire, y nuevamente vuelve a arder se genera una deflagración.

Esta manifiestación es un fenómeno designado backdraft, un ejemplo del Límite Superior de Explosividad ya que hay gases acumulados que no arden hasta que no entra el aire suficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*