¿Qué es el retimbrado de los extintores?

El Reglamento de Aparatos a Presión expone que todos los extintores deben pasar con carácter obligatorio una prueba llamada “retimbrado” o prueba hidráulica a lo largo de los 20 años que dura la vida útil de este tipo de artilugios. Esta deberá ejecutarse cada 5 años.

La primera vez que se aplica un retimbrado en un extintor es antes de ponerlo a la venta. El propio fabricante es quien se encarga de ello y de plasmarlo en el producto bajo la etiqueta “PH”.

Gracias a ella en los primeros 5 años de vida del extintor no hace falta repetirla. Una vez que ha pasado este tiempo, sí habrá que hacerla bajo los tiempos ya citados.

Los extintores tienen una presión de timbre distinta entre ellos, y depende en cada caso del fabricante. Lo que quiere decir que cada uno debe de someterse a un retimbrado teniendo en cuenta en todo momento la presión que le corresponde.

Los extintores de dióxido de carbono, la prueba hidráulica se lleva a cabo con una presión de 250 kilos/cm2, mientras que en los extintores de polvo polivalente es de 225 kilos/cm2.

Pasos de un retimbrado

El Reglamento citado también explica con detalle todo el procedimiento que se debe seguir para realizar esta prueba hidráulica.

 

  1. Se abre el extintor: se desenrosca la válvula con la idea de que pierda la presión de su interior (suele rondar en unos 15 kilos/centímetro cuadrado).
  2. Ahora que ya no hay presión en el extintor, se saca la válvula y la cánula (un tubo que va enroscado a la válvula y que llega hasta el fondo del extintor). Una máquina aspira el polvo del extintor y lo guarda para poder llenar con él otra vez el extintor, después de haber terminada la prueba.
  3. Llenado con agua. Además, una máquina neumática da presión al envase, que se mantendrá durante un espacio de tiempo, con el fin de asegurarse, que el recipiente no está deteriorado, ni existen fugas en él.
  4. Se vacía el extintor del agua que se había introducido previamente. Después, se coloca en una máquina secadora durante un rato.
  5. Cuando el extintor está seco, se rellena con el mismo polvo que se había extraído. Antes de cerrarlo, se deberá cambiar la junta de teflón de su cuello. Se colocará una etiqueta que indique que el extintor ha sido abierto y posteriormente se engrasará la válvula, cerrando el envase.
  6. Cerrado el extintor, se recargará con nitrógeno seco, que le da la presión que necesita.
  7. Para finalizar, se anota la prueba realizada en la etiqueta, haciendo constar en el recuadro de la placa del extintor la fecha, que constará de mes y año, en la cual se ha llevado a cabo el retimbre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*