El perfil de un pirómano

Los responsables de los incendios forestales de los que se desconoce el origen ya tienen carnet de identidad, de acuerdo con el reciente informe de la Fiscalía de Medio Ambiente.

Se trata, a grandes rasgos, de personas solteras, con mal rendimiento escolar y cuya edad está comprendida entre 36 y 46 años. Es común que se encuentren en el paro o se dediquen al sector de la construcción o a la administración. Generalmente, son individuos que han sido tratados psicológicamente por enfermedad mental.

Curiosamente, después de provocar el incendio, permanecen en la zona, participando posteriormente a las labores de extinción del mismo. Este último rasgo se da frecuentemente en caso de producir el incendio de noche. Si se trata de un incendio diurno, hay que tener en cuenta que suelen provocar dos focos o más en puntos diferentes.

La detención les afecta: se ven nerviosos, terminando por declararse culpables gran número de veces, a la vez que declaran no conocer en absoluto al propietario del terreno incendiado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*