¿Lo sabes todo de las bocas de incendio?

¿Sabes qué son las BIEs? Corresponden a las siglas de Bocas de Incendio Equipadas. Se trata de equipos de material contra incendios fijos,  anclados a la pared y conectados a una toma de agua. En definitiva, hablamos de armarios con una manguera en su interior, cubierta y protegida por un cristal que puede romperse de manera fácil diseñado así con la idea de agilizar el proceso de extinción de incendios. Las BIEs se emplean con la finalidad de apagar pequeños fuegos en edificios.

¿DE QUÉ SE COMPONEN?

Las bocas de incendio equipadas están formadas por una serie de elementos estructurados de tal modo que sea fácil, rápido y como de utilizar para proceder cuanto antes. Tales elementos son:

 

  • Soporte de Manguera. Función: apoyar y enroscar la manguera. Principal característica, la facilidad que aporta para desplegarla.
  • Armario. Por lo general de color rojo y es donde se guarda todo el sistema BIES.
  • Válvula. Conecta el sistema contra incendios con la toma de agua.
  • Lanza. Es la boquilla de la manguera; por donde sale el agua para extinguir el incendio
  • Manómetro. Mide la presión y comprueba que la toma de agua funciona.
  • Manguera. Por dónde pasa el agua y permite llevarla a donde interese para apagar el fuego.

TIPOS DE BIES

Acorde con la normativa vigente hay dos tipos de BIEs. Aparentemente son iguales, pero presentan diferencias en relación con el caudal de agua que extraen.

  • BIE de 45 MM. Cuentan con 45 mm de diámetro y dispone de una manguera de 20 metros, pero tiene una capacidad de 200 litros por minuto.
  • BIE de 25 MM. 25 mm de diámetro. También tiene una manguera de 20 metros y capaz de suministrar 100 litros por minuto.

¿CUÁL ES SU PROTOCOLO DE MANTENIMIENTO?

Las bocas de incendio equipadas exigen ser revisadas cada cierto tiempo, según recoge la normativa.

  • Mantenimiento cada 3 meses. Se verifica la accesibilidad y señalización hasta las visagras.
  • Mantenimiento cada año. Se comprueban lo citado con anterioridad y se añaden elementos como las mangueras, lanzas, etc.
  • Mantenimiento cada 5 años.  A todo lo anterior se le une el retimbre del BIE, es decir, someter a la manguera a una presión de 15 kg/cm2.

Tipos de incendio: Fuegos clase C

Siguiendo con la línea de los diversos tipos de incendio atendiendo a los materiales que lo provocan y alimentan vamos a tratar los fuegos de clase C. En anteriores publicaciones hemos podido ver cómo se comportan los fuegos de tipo A y B y cuál es el mejor modo de acabar con ellos, y como hemos podido apreciar no todos los métodos de extinción son correctos para cualquier tipo de fuego.

Lo primero que debemos saber de los fuegos de clase C es que hacen referencia a los fuegos eléctricos, debido a que se crean por una carga eléctrica. Como podemos ver, este tipo de fuegos va a tener una serie de características y comportamiento peculiar ya que cuando se corta la corriente eléctrica que lo ha iniciado, este fuego pasará a ser A,B o D, dependiendo del tipo de materiales que se encuentren a su alrededor.

Vemos representado este tipo de fuego con un círculo de color azul y en su interior una letra C mayúscula de color blanco.

Para poder extinguir este tipo de fuegos lo más óptimo es utilizar un extintor de polvo químico. Es por ello, que este tipo de extintores son los más utilizados para todo tipo de edificios, son capaces de cortar la reacción en cadena de un incendio alimentado por muy diversas materias. Los reemplazantes halógenos también podrían servir.

Principales tipos de extintores según agente de extinción

La semana pasada, hablamos sobre las características comunes y generales de todos los extintorres. En esta ocasión, para seguir aprendiendo sobre los mismos, apuntaremos los principales tipos de extintores que podemos encontrar en el mercado, según el agente de extinción:

Extintores de polvo: Son aquellos que disponemos siempre en casa, ya que son capaces de neutralizar el fuego producido por cualquier origen.

Extintores de espuma: Diseñados para proteger fuegos producidos por combustibles sólidos, líquidos y gaseosos, como gasolina, petróleo, etc. Además no contaminan.

Extintores de CO2: Protegen de combustibles líquidos y gases inflamables.

Extintores de agua a presión: Indicados para proteger combustibles sólidos como la madera.

Como decimos, estos son solo unos ejemplos, pero sin duda, en cuando al agente de extinción se refiere, son los principales tipos de extintores.

En caso de tener alguna duda al respecto, o querer conocer más sobre nosotros, ya que ofrecemos un servicio integral de consultoría en todo el territorio andaluz, llámenos al 957 083 763