Aprendemos todo sobre el fuego

Lo primero que debemos saber sobre el fuego es qué es. Pues bien, se trata de un proceso físico-químico (emisión de calor) formado por 3 partes, sin una de ellas el proceso de combustión no sería posible.

En alguna ocasión, ya hemos hablado del triángulo del fuego, o lo que es lo mismo, las tres cuestiones que permiten que este se produzca: el combustible (sólido, líquido o gaseoso),  el comburente presente en el aire y la energía de activación.

¿Cuáles son los límites de inflamabilidad?

  • Límite inferior de inflamabilidad. Cuando hay una concentración mínima de gases combustibles por debajo de la cual la mezcla combustible-comburente no es inflamable.
  • Límite superior de inflamabilidad. Hay máxima concentración de gases combustibles por encima de la cual la mezcla combustible-comburente no es inflamable.

¿Qué tipos de combustión existen?

  • Combustiones lentas. Nacen cuando no hay emisión de luz o con poca emisión de calor. Se manifiestan en lugares donde hay poco aire, combustibles compactos o cuando los humos generados enrarecen la atmósfera. Son muy peligrosas ya que en caso de que entre aire fresco puede generarse una súbita aceleración del incendio incluso llegando a la explosión.
  • Combustiones rápidas. Surgen cuando hay una fuerte emisión de luz y calor con llamas. Cuando las emisiones son instantáneas o muy rápidas se denominan Explosiones, Las atmósferas de polvo de combustible en suspensión son potencialmente explosivas.
  • Deflagración. Cuando la velocidad de reacción es menor que la velocidad del sonido (340m/s).
  •  Detonación. Cuando la velocidad de reacción es mayor que la velocidad del sonido.

Productos que participan en la combustión

  • Humo. Es inflamable, cuando la proporción entre oxígeno y calor es adecuada. Es irritante y produce lagrimeo, tos, estornudos,etc.
  • Llama, un gas incandescente. Arderán siempre con llama los combustibles líquidos y gaseosos. Los combustibles sólidos arderán con llama cuando se produzcan, por descomposición, suficientes compuestos volátiles.
  • Calor. Es el efecto del movimiento rápido de las moléculas de la materia.

 

Los parques eólicos también tienen extintores

¿Sabías que….? En los parques eólicos es obligatorio la instalación de extintores para prevenir que se produzcan incendios en la agrupación de aerogeneradores que transforman la energía eólica en energía eléctrica.

¡Claro que sí! En ellos también pueden producirse incendios como consecuencia de posibles fugas de aceite de las turbinas de los aerogeneradores.

Es crucial saber en qué puntos deben colocarse este tipo de artilugios para poder acudir a ellos cuanto antes en caso de incidente. Para ello, hay que estudiar minuciosamente las dimensiones del parque eólico y su forma sorteando así los obstáculos del camino.

¿Qué tipo de extintores hay en un parque eólico?

Bien, en estos espacios hay dos tipos de extintores: de CO2 y de polvo.

  • Los extintores de CO2, también llamados extintores de nieve carbónica. Estos actúan por sofocación y tienen propiedades refrigerantes. Se aplica a fuegos de la clase B y fuegos de instalaciones técnicas.
  • Los extintores de polvo componen químicos secos (PQS). Su ámbito de actuación se resumen para extinguir fuegos producidos por combustibles líquidos, como el aceite.

Mantenimiento de los extintores de los parques eólicos

Como ya hemos dicho en reiteradas ocasiones, los extintores deben llevar un mantenimiento para que en el momento en el que debamos proceder a utilizarlos estén a punto y funcionen correctamente para mitigar el incendio y los posibles peligros derivados de este.

Cada año, un operario especializado en extintores, como Extintores Bellido, debe acudir al parque eólico para revisar todos y cada uno de los extintores que allí se encuentran.

Además, tal y como ya hemos adelantado en otras entradas de este blog, cada 5 años los extintores deben pasar una prueba crucial para determinar su validez o, si por el contrario, deben cambiarse. Se trata del retimbrado.

Asimismo, cada tres meses el especialista debe:

  • Comprobación de la accesibilidad, señalización, buen estado de conservación.
  • Inspección ocular de seguros, precintos, inspecciones realizadas, del estado exterior de las partes mecánicas (boquillas, válvula, manguera, manómetro, etc).
  • Comprobación de su peso y presión.

¿Tienes alguna duda o necesitas diseñar el planning donde colocar los extintores en un espacio abierto, cerrado, comunidad, vecindario, parque natural,… ? Llámanos, Extintores Bellido.

TETRAEDRO DEL FUEGO

Cuando se manifiesta un incendio, pueden ocurrir dos cosas: o que el fuego continúe y se extienda o que se apague por sí mismo, como suele ocurrir en los sólidos como la madera.

Párate a pensar… ¿Cuántas veces se te ha apagado una chimenea o una barbacoa?

El componente que hace que el fuego se produzca depende de una reacción en cadena, hablamos del cuarto eslabón del fuego.

En definitiva, nos encontramos ante el “tetraedro del fuego”, tal y como lo llamó el científico Walter Haessler  en 1961 tras varios estudios realizados por Arthur Guise.

Cuando se dispone de la cantidad de gases necesaria y la concentración oportuna de comburente, el fuego se autoalimenta, generando más calor, produciendo más gases y así reiteradamente en forma de bucle. A esta reacción efecto dominó se dice que es auto-mantenida.

La reacción en cadena del fuego depende de las propiedades del combustible empleado: composición, humedad, estado físico, tamaño,… y de la cantidad de comburente.

Los sólidos

En el caso particular de los sólidos, estos se descomponen con el calor dando lugar a la aparición de sustancias volátiles que son muy reactivas las cuales arden y crean la llama.

Hablamos de la pirólisis y se da en cualquier materia orgánica. Los sólidos orgánicos generan la combustión incandescente o combustión sin llama.

Los líquidos

En este caso, los líquidos necesitan evaporarse para arder.  Por esta razón, cuando están en un recipiente, arden solo en superficie por lo que la llama flotará sobre él. Su peligrosidad viene determinada por la temperatura de inflamación.

Los gases

Los gases inflamables están listos para arder con una mínima energía la combustión Todo el gas arde a la vez produciendo una explosión.

Cuando el oxígeno se agota, los gases se acumulan y se abre una puerta o ventana para que entre el aire, y nuevamente vuelve a arder se genera una deflagración.

Esta manifiestación es un fenómeno designado backdraft, un ejemplo del Límite Superior de Explosividad ya que hay gases acumulados que no arden hasta que no entra el aire suficiente.

Teoría del fuego II: El triángulo

Ya sabemos que para que mane el fuego es necesaria la combinación de tres elementos indispensables que, juntos, son conocidos como “el triángulo del fuego”.  Estos tres elementos imprescindibles son:

– COMBUSTIBLE

Se trata del componente que se oxida (se quema) y se convierte en otras sustancias, como por ejemplo: alcohol, papel, madera,  butano… Como ya hemos dicho anteriormente, el fuego puede ser taxativo en función del tipo de combustible empleado.

– COMBURENTE

Es la sustancia que reacciona, es decir, se oxida, con el combustible dando lugar a la combustión. Por regla general, el comburente suele tratarse del oxígeno que está presente en el aire (cabe explicar que la atmósfera se compone de un 21% de oxígeno y el resto, nitrógeno). No obstante, también puede tratarse de un sólido como los que utilizan en pirotecnia, como el nitrato amónico) o un líquido como el agua oxigenada.

El rango de explosividad o inflamabilidad viene determinado por el tipo de combustible que lo genera y cómo se ha mezclado con el aire. Fuera de ese rango, no se producirá reacción de combustión.

Aunque haya la cantidad necesaria de oxígeno disponible para que se produzca fuego, la mayoría de los incendios se desarrollan siendo una combustión incompleta que genera gases inquemados, hollín y monóxido de carbono (el gas responsable de la mayoría de los fallecimientos en los incendios porque es muy tóxico).

Grosso modo, la combustión completa solo suele darse en aquellas cuya reacción ha sido motivada con mezclas preparadas previamente de los reactivos. Por ejemplo, hablamos de los fogones de la cocina, la caldera, un soplete,… En estos artilugios se producirá una combustión completa siempre y cuando estén perfectamente regulados porque cuentan con un mecanismo de seguridad que evita posibles intoxicaciones por CO.  

Si la concentración de oxígeno en el aire desciende la combustión no se produce. El valor mínimo de oxígeno (MOC) depende de cada sustancia inflamable. Por debajo de un 14% de oxígeno la mayoría de sustancias no arde. Si la concentración de oxígeno es mayor, el rango de inflamabilidad aumenta y la combustión se produce con más energía.

– CALOR

Tiene dos componentes: la temperatura del combustible y la energía mínima de ignición. 

Las llamadas del fuego se dan siempre que existan gases concentrados en cantidad suficiente para que la mezcla con el aire se encuentre dentro del rango de inflamabilidad.

En esta tesitura, los sólidos y los líquidos deben transformarse en gas y eso se consigue con una temperatura determinada para cada combustible.

 

Teoría del fuego I

Hoy descubriremos la teoría del fuego. Es decir, conoceremos qué factores deben darse para comenzar un incendio y cómo tienen que desarrollarse.

Bien, lo primero que debemos saber es que el fuego es el resultado de una reacción química de combustión producida por una oxidación rápida de un componente combustible que genera calor (reacción exotérmica) y otro tipo de sustancias como gases, aerosoles líquidos como vapor de agua o sólidos como las cenizas y el hollín.

Generalmente, el fuego se acompaña de luz que adopta una forma de llama o incandescencia. Esto dependerá del tipo de combustible, la cantidad de oxígeno, las características del entorno, etc. Veamos uno por uno los componentes que participan en el juego.

1. Tipos de combustibles

La sustancia que reaccionando con el comburente (suele ser O2) aporta una cierta cantidad de energía que le permite arder (energía de activación).

  • Combustibles sólidos: carbón mineral (antracita, carbón de coque…), madera, plástico ó textiles.
  • Combustibles líquidos: productos de destilación del petróleo (gasolinas, gasóleos , Fuel-Oil,aceites…) alcoholes ó disolventes.
  • Combustibles Gaseosos: gas natural, metano, propano, hidrógeno…

    2. Comburente

    La presencia de esta sustancia hace que el combustible pueda arder. El oxígeno, como el ozono, el peróxido de hidrógeno, el ácido perclórico,… son comburentes. El oxígeno en su caso, se encuentra en el aire en una concentración del 21% en volumen.

    3. Energía de Activación

    Sin ella no existiría reacción. Las fuentes de ignición pueden ser: sobrecargas o cortocircuitos eléctricos, rozamientos entre partes metálicas, equipos de soldadura, estufas, reacciones químicas, chispas,…  Entre ellas encontramos:

    3.1 Punto de inflamación o Flash Point

    Hablamos de ello cuando nos referimos a la temperatura mínima en la que un combustible emite vapores que pueden arder si entrar en contacto con un comburente. Son activadoras pero no tienen capacidad para mantener la combustión.

    3.2 Punto de Fuego o Fire Point

    Es la temperatura mínima a la cual un combustible desprende vapores capaces de arder en contacto con un comburente y de mantener la combustión una vez retirara la fuente de ignición.

    3.3 Temperatura de ignición o auto-ignición o Ignition Temperature 

    Temperatura mínima a la cual un combustible desprende vapores capaces de arder espontáneamente en contacto con el comburente sin necesidad de energía de activación.

    3.4 Ignición espontánea

    Es un proceso de descomposición química por oxidación-reducción a temperaturas inusualmente altas, en zonas poco ventiladas.

Alarma de incendios para la población sorda

Las personas con pérdida de audición o sordas necesitan otro tipo de señales no acústicas que les alerten de la propagación de un incendio.

Principalmente, este tipo de artilugios se fabrican deliberadamente para arrojar sonidos agudos y penetrantes a un volumen máximo para alarmar a las personas que puedan correr peligro y alejarle de él.

Las alarmas de humo emiten una alarma a 3 kHz y los dispositivos estroboscópicos con bocina de alarma de incendio emiten una alarma entre 2-4 kHz. Estos sonidos de alta frecuencia son a menudo los primeros en perderse para una persona con discapacidad auditiva.

Las personas que padecen pérdida auditiva severa a completa (personas sordas) no oirán la alerta por lo que hay que buscar otro tipo de chivatos especiales para ello que les notifique rápidamente cuando ocurra un incendio.

Soluciones para sordos y personas con problemas de audición

La industria de protección contra incendios ha asumido esta casuística, y se ha puesto manos a la obra para ofrecer soluciones a medida de estas personas. En esta línea, se han elaborado sistemas de alarma contra incendios diseñados específicamente para la comunidad sorda y con problemas de audición, así como formas de agregar elementos a las alarmas contra incendios tradicionales para esta comunidad. ¿Cuáles son estos artilugios?

  1. Luces estroboscópicas de alarma contra incendios. Se trata de luces intermitentes integradas en sistemas diseñados específicamente para la comunidad sorda y con problemas de audición. Se usan además en combinación con otros dispositivos, como aparatos vibratorios y / o alarmas de tono mixto.
  2. Dispositivos de notificación de vibraciones que incluyen sacudidores de cama, vibradores de almohadas y otros dispositivos pequeños que pueden usarse en la persona. Estos dispositivos se activan con el sonido de la alarma de incendio y sacudirán el armazón de la cama, la almohada o vibrarán sobre la persona para alertarla del peligro.
  3. Alarmas de tono mixto. Especial para las personas mayores. Consta de un dispositivo que emitirá sonidos de tono más bajo. La alarma de humo normal activa estos dispositivos cuando suena y produce una alarma mixta de tono bajo a 520 Hz que los adultos mayores pueden escuchar más fácilmente y ya no escuchan el tono agudo de las alarmas tradicionales.

Cómo procedo si se origina un incendio en un museo

Tan siquiera para los profesionales, como los bomberos, extinguir un incendio en un espacio delicado como es un museo es una cuestión fácil. Hay que tener en cuenta que cada edificio tiene su peculiaridad, bien por los materiales de los que está fabricado, por su tamaño o bien por los bienes que albergan en su interior.  Como es lógico, el valor existente en un museo suele ser superior a los objetos que encontramos en un inmueble corriente.

Todo museo debe contar con una serie de medidas contra incendios que minimicen el riesgo de perder las obras que alojan y que supondrían pérdidas de valor incalculable. Los museos están catalogados como edificios de difícil sectorización. Esto se debe a que los efectos ocasionados por un incendio y su extinción pueden ocasionar daños irreparables en obras insustituibles.

¿Qué daños se pueden producir en un museo?

Encontramos dos tipos de perjuicios que pueden acarrear problemas para las piezas expuestas en los museos:

  • Daños por calor que dependen del tiempo y del nivel de exposición que sufran las obras de arte. Algunos de los efectos que pueden derivar de un incendio en un museo son la reducción drástica del nivel de humedad interna y tensiones internas por la dilatación.

Daños por Agua. Extinguir el fuego con agua puede provocar daños en las obras y materiales que las componen. Por otro lado, es preferible usar tuberías de acero inoxidable o plástico, en vez de tuberías húmedas que den lugar a pequeñas fugas.

¿Cómo puedo prevenir un incendio en un museo?

Hay diferentes maneras, posibilidades y herramientas para prevenir que se produzca un incendio en un museo y perseverar los bienes de su interior. Por ejemplo: 

  • Sectorización. Un tipo de solución es colocare puertas cortafuegos que facilitan que no se propague el fuego.
  • Sistemas de detección de alta sensibilidad. Son un sistema de verificación de alarmas contra incendios, que tienen la misma utilidad que una alarma.
  • Sistemas de control de temperatura y humos. Facilitan la evacuación del edificio, así como la intervención de los profesionales. Un mal uso puede desencadenar que se extienda el incendio.
  • Extintores. Su ubicación debe ser conocida por el personal adecuado. También tienen que estar señalizados. Pueden ser de tres tipos, de CO2, polvo seco o de agente limpio.
  • Agua destilada nebulizada que no conduce electricidad ni introduce sales en los soportes.
  • BIE 25. Deben ser utilizados por personal entrenado. Permite incorporar tomas adicionales de 45 mm para equipos profesionales.

Lo que debo saber sobre prevención de incendios

Muchos incendios se pueden evitar si se toman las medidas, comportamientos y procedimientos oportunas para prevenirlo y se actúa con rapidez ante el menor indicio.

Peligros derivados de un incendio

Un incendio surge cuando se combinan y cohabitan en mismo espacio y tiempo tres factores: una fuente de ignición (calor), una fuente de combustible (algo que arda) y oxígeno. Expliquemos cada uno de los conceptos:

  • Fuentes de ignición: incluyen calentadores, artículos de iluminación, llamas vivas, equipos eléctricos, material de fumadores (cigarrillos, cerillas, etc.) y cualquier cosa que pueda alcanzar grandes temperaturas o provocar chispas;
  • Fuentes de combustible: incluyen madera, papel, plástico, caucho o espuma, materiales de envasado sueltos, residuos y muebles, y
  • Fuentes de oxígeno: incluyen el aire que nos rodea.

Prevención de incendios

El propietario o inquilino y/o un experto deben realizar una evaluación de los posibles riesgos que pueden darse a consecuencia de que se manifieste un incendio.

A raíz de las conclusiones de la evaluación, el experto tiene que asegurarse de haber tomado las medidas adecuadas y apropiadas de seguridad para que dichos riesgos sean los mínimos y pueda prevenir un fallecimiento en caso de incendio.

Por ejemplo, para garantizar dicha seguridad en el caso de un lugar de trabajo, la evaluación de los riesgos debe dejar constancia de qué elementos pueden desencadenar un incendio, teniendo en cuenta las fuentes de ignición, las sustancias que pueden arder y las personas que pueden encontrarse en situación de riesgo.

Una vez que se han  identificado los riesgos, el experto debe adoptar las medidas apropiadas para controlarlos y tomar en consideración si puede evitarlos por completo o, al menos, cómo reducirlos y gestionarlos. También debe tener en cuenta cómo proteger a las personas si se produce un incendio.

– Funciones del experto:

  • realizar una evaluación del riesgo de incendio
  • mantener las fuentes de ignición y las sustancias inflamables alejadas
  • evitar los incendios accidentales
  • asegurar que las instalaciones se mantienen en buenas condiciones de limpieza en todo momento
  • examinar cómo detectar incendios y cómo alertar  con rapidez. Instalación de detectores de humos y alarmas contra incendios
  • colocar el equipo oportuno para extinguir un incendio
  • mantener las salidas de incendios y las vías de emergencia señalizadas y despejadas siempre
  • formar a los trabajadores sobre los procedimientos que deben seguir: simulacros de incendios
  • revisar y actualizar regularmente la evaluación de los riesgos.

 

¿Lo sabes todo de las bocas de incendio?

¿Sabes qué son las BIEs? Corresponden a las siglas de Bocas de Incendio Equipadas. Se trata de equipos de material contra incendios fijos,  anclados a la pared y conectados a una toma de agua. En definitiva, hablamos de armarios con una manguera en su interior, cubierta y protegida por un cristal que puede romperse de manera fácil diseñado así con la idea de agilizar el proceso de extinción de incendios. Las BIEs se emplean con la finalidad de apagar pequeños fuegos en edificios.

¿DE QUÉ SE COMPONEN?

Las bocas de incendio equipadas están formadas por una serie de elementos estructurados de tal modo que sea fácil, rápido y como de utilizar para proceder cuanto antes. Tales elementos son:

 

  • Soporte de Manguera. Función: apoyar y enroscar la manguera. Principal característica, la facilidad que aporta para desplegarla.
  • Armario. Por lo general de color rojo y es donde se guarda todo el sistema BIES.
  • Válvula. Conecta el sistema contra incendios con la toma de agua.
  • Lanza. Es la boquilla de la manguera; por donde sale el agua para extinguir el incendio
  • Manómetro. Mide la presión y comprueba que la toma de agua funciona.
  • Manguera. Por dónde pasa el agua y permite llevarla a donde interese para apagar el fuego.

TIPOS DE BIES

Acorde con la normativa vigente hay dos tipos de BIEs. Aparentemente son iguales, pero presentan diferencias en relación con el caudal de agua que extraen.

  • BIE de 45 MM. Cuentan con 45 mm de diámetro y dispone de una manguera de 20 metros, pero tiene una capacidad de 200 litros por minuto.
  • BIE de 25 MM. 25 mm de diámetro. También tiene una manguera de 20 metros y capaz de suministrar 100 litros por minuto.

¿CUÁL ES SU PROTOCOLO DE MANTENIMIENTO?

Las bocas de incendio equipadas exigen ser revisadas cada cierto tiempo, según recoge la normativa.

  • Mantenimiento cada 3 meses. Se verifica la accesibilidad y señalización hasta las visagras.
  • Mantenimiento cada año. Se comprueban lo citado con anterioridad y se añaden elementos como las mangueras, lanzas, etc.
  • Mantenimiento cada 5 años.  A todo lo anterior se le une el retimbre del BIE, es decir, someter a la manguera a una presión de 15 kg/cm2.

¿Cómo apagar un incendio?

¿Sabes todo de los siguientes elementos contra incendios?

  • Rociadores de agua. Deben estar conectados a un sistema de abastecimiento de agua. Están formados por: una válvula de control general, tuberías de distribución y rociadoras que se abren automáticamente cuando presienten una temperatura elevada en el ambiente gracias a los sensores de detección termosensibles que llevan incorporados. Cuando se abren, el agua sale a presión en forma de ducha.

Cómo mantenerlos: es necesario acudir a una empresa especializada como Extintores Bellido.

  • Extintores portátiles. No deben superar los 20 kg de peso. Deben estar colocados lo más próximos al suelo posible.

Cómo mantenerlos: es necesario realizar 4 revisiones anuales por empresas especializadas como la nuestra. Cada 5 años, someterlo a una prueba hidraúlica. Actualizar la etiqueta con la fecha de cada revisión realizada.

¿Qué tipos de fuego existen y qué agentes extintores se utilizan?

Para combatir un incendio, es crucial saber a qué tipo de fuego nos enfrentamos y qué tipo de extintor se debe emplear para extinguirlo.

  • Sólidos – Fuegos de clase A producidos por la combustión de madera, papel  cartón. Se debe emplear agua para disminuir la temperatura. Extintores Clase A (extintores de agua), ABC (compuestos por polvo químico seco) o AB (Agua y espuma).
  • Líquidos – Fuegos de clase B provocados por la combustión de gasolina, pinturas o disolventes.  Se debe eliminar el oxígeno o interrumpir la reacción provocada por la combustión.  extintor BC (extintores de CO2) o AFFF (elementos de flúor, hidro carbonatados y sales ignífugas).
  • Gases – Fuegos de clase C originados por la combustión de gas natural, butano o propano.  No usar extintores acuosos porque conducen la electricidad. El dióxido de carbono o CO2 es altamente eficaz.
  • Metales – Fuegos de clase D cuya fuente de origen han sido metales activos combustibles como sodio, magnesio, potasio o aluminio. Emplear polvo químico seco a base de borato de sodio.
  • Aceites y grasas – Fuegos de clase K, principalmente derivados de las grasas y los aceites de las cocinas. Emplear:  soluciones acuosas de acetato de potasio.