Los parques eólicos también tienen extintores

¿Sabías que….? En los parques eólicos es obligatorio la instalación de extintores para prevenir que se produzcan incendios en la agrupación de aerogeneradores que transforman la energía eólica en energía eléctrica.

¡Claro que sí! En ellos también pueden producirse incendios como consecuencia de posibles fugas de aceite de las turbinas de los aerogeneradores.

Es crucial saber en qué puntos deben colocarse este tipo de artilugios para poder acudir a ellos cuanto antes en caso de incidente. Para ello, hay que estudiar minuciosamente las dimensiones del parque eólico y su forma sorteando así los obstáculos del camino.

¿Qué tipo de extintores hay en un parque eólico?

Bien, en estos espacios hay dos tipos de extintores: de CO2 y de polvo.

  • Los extintores de CO2, también llamados extintores de nieve carbónica. Estos actúan por sofocación y tienen propiedades refrigerantes. Se aplica a fuegos de la clase B y fuegos de instalaciones técnicas.
  • Los extintores de polvo componen químicos secos (PQS). Su ámbito de actuación se resumen para extinguir fuegos producidos por combustibles líquidos, como el aceite.

Mantenimiento de los extintores de los parques eólicos

Como ya hemos dicho en reiteradas ocasiones, los extintores deben llevar un mantenimiento para que en el momento en el que debamos proceder a utilizarlos estén a punto y funcionen correctamente para mitigar el incendio y los posibles peligros derivados de este.

Cada año, un operario especializado en extintores, como Extintores Bellido, debe acudir al parque eólico para revisar todos y cada uno de los extintores que allí se encuentran.

Además, tal y como ya hemos adelantado en otras entradas de este blog, cada 5 años los extintores deben pasar una prueba crucial para determinar su validez o, si por el contrario, deben cambiarse. Se trata del retimbrado.

Asimismo, cada tres meses el especialista debe:

  • Comprobación de la accesibilidad, señalización, buen estado de conservación.
  • Inspección ocular de seguros, precintos, inspecciones realizadas, del estado exterior de las partes mecánicas (boquillas, válvula, manguera, manómetro, etc).
  • Comprobación de su peso y presión.

¿Tienes alguna duda o necesitas diseñar el planning donde colocar los extintores en un espacio abierto, cerrado, comunidad, vecindario, parque natural,… ? Llámanos, Extintores Bellido.

¿Qué es el retimbrado de los extintores?

El Reglamento de Aparatos a Presión expone que todos los extintores deben pasar con carácter obligatorio una prueba llamada “retimbrado” o prueba hidráulica a lo largo de los 20 años que dura la vida útil de este tipo de artilugios. Esta deberá ejecutarse cada 5 años.

La primera vez que se aplica un retimbrado en un extintor es antes de ponerlo a la venta. El propio fabricante es quien se encarga de ello y de plasmarlo en el producto bajo la etiqueta “PH”.

Gracias a ella en los primeros 5 años de vida del extintor no hace falta repetirla. Una vez que ha pasado este tiempo, sí habrá que hacerla bajo los tiempos ya citados.

Los extintores tienen una presión de timbre distinta entre ellos, y depende en cada caso del fabricante. Lo que quiere decir que cada uno debe de someterse a un retimbrado teniendo en cuenta en todo momento la presión que le corresponde.

Los extintores de dióxido de carbono, la prueba hidráulica se lleva a cabo con una presión de 250 kilos/cm2, mientras que en los extintores de polvo polivalente es de 225 kilos/cm2.

Pasos de un retimbrado

El Reglamento citado también explica con detalle todo el procedimiento que se debe seguir para realizar esta prueba hidráulica.

 

  1. Se abre el extintor: se desenrosca la válvula con la idea de que pierda la presión de su interior (suele rondar en unos 15 kilos/centímetro cuadrado).
  2. Ahora que ya no hay presión en el extintor, se saca la válvula y la cánula (un tubo que va enroscado a la válvula y que llega hasta el fondo del extintor). Una máquina aspira el polvo del extintor y lo guarda para poder llenar con él otra vez el extintor, después de haber terminada la prueba.
  3. Llenado con agua. Además, una máquina neumática da presión al envase, que se mantendrá durante un espacio de tiempo, con el fin de asegurarse, que el recipiente no está deteriorado, ni existen fugas en él.
  4. Se vacía el extintor del agua que se había introducido previamente. Después, se coloca en una máquina secadora durante un rato.
  5. Cuando el extintor está seco, se rellena con el mismo polvo que se había extraído. Antes de cerrarlo, se deberá cambiar la junta de teflón de su cuello. Se colocará una etiqueta que indique que el extintor ha sido abierto y posteriormente se engrasará la válvula, cerrando el envase.
  6. Cerrado el extintor, se recargará con nitrógeno seco, que le da la presión que necesita.
  7. Para finalizar, se anota la prueba realizada en la etiqueta, haciendo constar en el recuadro de la placa del extintor la fecha, que constará de mes y año, en la cual se ha llevado a cabo el retimbre.

¿Cómo colocar un extintor?

 

Las medidas de prevención y extinción de incendios son muy importantes para evitar riesgos innecesarios o males mayores. Para que realmente funcionen como esperamos, es crucial que se cumpla con la normativa del uso e instalación de extintores.

En el artículo de hoy,  Extintores Bellido te  explicamos cómo y dónde se deben colocar los extintores correctamente de cara a facilitar su uso y cumplir con los protocolos y la normativa contra incendios. No obstante, nuestra compañía especializada en extintores somos la apuesta certera para realizar este tipo de cometidos.

¿Dónde coloco mi extintor?

Por un lado, los extintores se deben colocar en espacios accesibles y a la vista sorteando todo tipo de obstáculos que se presten a dificultar la maniobra o el acceso a los extintores.  El lugar donde se instalen deben cumplir con la rapidez para cogerlos.

Los lugares más propicios para colocarlos son las entradas y las salidas, así como los puntos donde haya más riesgo de que pueda originarse un incendio. Por ejemplo, cerca de los equipos electrónicos de las oficinas o en las cocinas. También es conveniente localizarlos en las zonas de evacuación.

Es recomendable que haya un extintor accesible en 15 metros desde cualquier punto del lugar, teniendo en cuenta el recorrido y los elementos que deberán rodearse en el caso de necesitar coger el extintor. Teniendo en cuenta esta norma, se estipularán el número de extintores que cada edificio deberá necesitar. 

Este tipo de elementos contra incendios se colocan a una altura de 80 cm y 120 cm sobre el suelo, de tal modo que cualquier persona pueda acceder a ellos con facilidad. Se trata de agilizar en todo momento apagar el incendio.

Otro elemento al que se le debe prestar atención es a los soportes donde se encajan los extintores. Estos deben fijarse a una superficie íntegramente vertical. También deben garantizar la protección del elemento: ser fijos y seguros, como las cajas metálicas para que no reciban golpes. En especial, si se encuentran en exteriores. En este caso, también deben protegerse contra los fenómenos atmosféricos.

Señalizar dónde se encuentran los extintores con un cartel fotoluminiscente con el fondo en color rojo y con la palabra ‘extintor’ impresa en él. O, al menos, con un dibujo del elemento con la silueta en color blanco.

En relación con la instalación de un extintor, solo puede llevarse a cabo por un profesional, al igual que su mantenimiento. Ponte en contacto con nosotros, nos encargaremos de ello.

¿Lo sabes todo de las bocas de incendio?

¿Sabes qué son las BIEs? Corresponden a las siglas de Bocas de Incendio Equipadas. Se trata de equipos de material contra incendios fijos,  anclados a la pared y conectados a una toma de agua. En definitiva, hablamos de armarios con una manguera en su interior, cubierta y protegida por un cristal que puede romperse de manera fácil diseñado así con la idea de agilizar el proceso de extinción de incendios. Las BIEs se emplean con la finalidad de apagar pequeños fuegos en edificios.

¿DE QUÉ SE COMPONEN?

Las bocas de incendio equipadas están formadas por una serie de elementos estructurados de tal modo que sea fácil, rápido y como de utilizar para proceder cuanto antes. Tales elementos son:

 

  • Soporte de Manguera. Función: apoyar y enroscar la manguera. Principal característica, la facilidad que aporta para desplegarla.
  • Armario. Por lo general de color rojo y es donde se guarda todo el sistema BIES.
  • Válvula. Conecta el sistema contra incendios con la toma de agua.
  • Lanza. Es la boquilla de la manguera; por donde sale el agua para extinguir el incendio
  • Manómetro. Mide la presión y comprueba que la toma de agua funciona.
  • Manguera. Por dónde pasa el agua y permite llevarla a donde interese para apagar el fuego.

TIPOS DE BIES

Acorde con la normativa vigente hay dos tipos de BIEs. Aparentemente son iguales, pero presentan diferencias en relación con el caudal de agua que extraen.

  • BIE de 45 MM. Cuentan con 45 mm de diámetro y dispone de una manguera de 20 metros, pero tiene una capacidad de 200 litros por minuto.
  • BIE de 25 MM. 25 mm de diámetro. También tiene una manguera de 20 metros y capaz de suministrar 100 litros por minuto.

¿CUÁL ES SU PROTOCOLO DE MANTENIMIENTO?

Las bocas de incendio equipadas exigen ser revisadas cada cierto tiempo, según recoge la normativa.

  • Mantenimiento cada 3 meses. Se verifica la accesibilidad y señalización hasta las visagras.
  • Mantenimiento cada año. Se comprueban lo citado con anterioridad y se añaden elementos como las mangueras, lanzas, etc.
  • Mantenimiento cada 5 años.  A todo lo anterior se le une el retimbre del BIE, es decir, someter a la manguera a una presión de 15 kg/cm2.

¿Qué hago si sufro un incendio en mi coche?

Los incendios en vehículos no son tan raros, como les puede sonar a aquellos que nunca les ha sucedido. Principalmente, en verano este tipo de sucesos suelen incrementar a razón de las altas temperaturas. Desde Extintores Bellido te aconsejamos que siempre tengas a mano en tu vehículo un extintor.

Cuando se manifiesta un incendio en tu vehículo, lo primer que debemos hacer es mantener la calma como en cualquier otro incendio. Debemos actuar de manera rápida y eficaz.

El coche rara vez explota nada más originarse el fuego. Tenemos un margen de maniobra para actuar.  Hay que intentar controlar el fuego lo más rápido posible para que no ocurra una tragedia.

El tipo de extintor que se recomienda llevar en los vehículos es el de base de agua, aunque también valen los de polvo, espuma o  CO2. En el caso de estos últimos, cabe destacar que no se pueden dirigir a personas, ya que proyectan una temperatura muy baja y se podría herir gravemente al individuo.

¿Dónde coloco mi extintor?

El lugar perfecto es debajo del asiento del conductor. Así, en el hipotético caso de que haya que proceder a usarlo, solo necesitaríamos un par de segundos para cogerlo.

Antes de accionar el extintor, debes colocarte en la posición ideal para apagar el fuego porque el contenido de estos se acabará en escasos 20 segundos. Apunta directamente al fuego y no lo malgastes.

Presta especial atención al humo porque la quema de la tapicería o de los materiales sintéticos expulsan gases muy tóxicos. El humo puede ser tan peligroso como el fuego.

Si hay coches colindantes al tuyo, el calor que emite tu vehículo puede desencadenar una reacción en cadena.

Siempre, siempre protégete. Antepón tu seguridad y la de los tuyos antes que salvar la vida de algo material.

¿Mi extintor está bien?

A veces nos surge la duda de si debemos cambiar el extintor aunque no lo hayamos usado. En este caso, no es necesario cambiarlo pero sí debemos asegurarnos de que se encuentre en bues estado y esté listo para usarlo en el caso de que sea necesario porque se nos presenta una emergencia.

¿Cómo saber si mi extintor está en buen estado?

Con los seis sencillos pasos que te detallamos a continuación podrás descubrir por ti mismo si tu extintor aún te sirve o, si por el contrario, debes cambiarlo o arreglarlo.

  • El primer paso es revisar la fecha de caducidad. Como ya sabemos, los extintores al igual que muchos productos, caducan. Debemos revisar la etiqueta donde indica cuando perece el extintor. Verifica si el tuyo aún está vigente.
  • Confirma que la manguera está en buen estado. Para ello, debes inspeccionar que la manguera del extintor está en buen estado. Es decir, que no presenta ningún tipo de fractura, grieta o agujero. Si la manguera está dañada, deberás ponerte en contacto con el fabricante o con tu centro de reparación, Extintores Bellido.
  • El medidor de presión es el tercer indicativo que debemos de analizar para saber si aún podemos utilizar nuestro extintor.  Para ello, hay que observar si la aguja apunta a la zona verde, lo que indicaría que el extintor está en buen estado. En el caso de que no sea así, sería necesario adquirir uno nuevo.
  • También debes comprobar que el pasador de seguridad que presentan todos los extintores no contenga signos de desgaste o, en su defecto, que se encuentre aflojado. Si consideras que el pasador no está en condiciones óptimas, deberás remplazar el extintor.
  • ¿Te ha fijado si tu extintor presenta abolladuras? Examina el cilindro, si notas algún tipo de irregularidad, de abolladura o de corrosión debes automáticamente desechar ese extintor y obtener uno nuevo para evitar cualquier tipo de accidente. Repite el mismo proceso con la boquilla del artilugio.
  • ¡OJO! Si el extintor ya lo has utilizado no te la juegues y cámbialo lo antes posible. Indistintamente de lo mucho o poco que lo hayas usado. No obstante, en algunos casos los extintores se pueden rellenar asegurarte de que la etiqueta sigue en vigor y cerciorarte bajo el punto de vista de un profesional, como nuestro equipo de expertos Extintores Bellido.

Si después de seguir todos estos pasos de manera minuciosa, tu extintor sigue a punto para ser usado, debes realizarle un mantenimiento cada 3 meses.

 

¿Cómo apagar un incendio?

¿Sabes todo de los siguientes elementos contra incendios?

  • Rociadores de agua. Deben estar conectados a un sistema de abastecimiento de agua. Están formados por: una válvula de control general, tuberías de distribución y rociadoras que se abren automáticamente cuando presienten una temperatura elevada en el ambiente gracias a los sensores de detección termosensibles que llevan incorporados. Cuando se abren, el agua sale a presión en forma de ducha.

Cómo mantenerlos: es necesario acudir a una empresa especializada como Extintores Bellido.

  • Extintores portátiles. No deben superar los 20 kg de peso. Deben estar colocados lo más próximos al suelo posible.

Cómo mantenerlos: es necesario realizar 4 revisiones anuales por empresas especializadas como la nuestra. Cada 5 años, someterlo a una prueba hidraúlica. Actualizar la etiqueta con la fecha de cada revisión realizada.

¿Qué tipos de fuego existen y qué agentes extintores se utilizan?

Para combatir un incendio, es crucial saber a qué tipo de fuego nos enfrentamos y qué tipo de extintor se debe emplear para extinguirlo.

  • Sólidos – Fuegos de clase A producidos por la combustión de madera, papel  cartón. Se debe emplear agua para disminuir la temperatura. Extintores Clase A (extintores de agua), ABC (compuestos por polvo químico seco) o AB (Agua y espuma).
  • Líquidos – Fuegos de clase B provocados por la combustión de gasolina, pinturas o disolventes.  Se debe eliminar el oxígeno o interrumpir la reacción provocada por la combustión.  extintor BC (extintores de CO2) o AFFF (elementos de flúor, hidro carbonatados y sales ignífugas).
  • Gases – Fuegos de clase C originados por la combustión de gas natural, butano o propano.  No usar extintores acuosos porque conducen la electricidad. El dióxido de carbono o CO2 es altamente eficaz.
  • Metales – Fuegos de clase D cuya fuente de origen han sido metales activos combustibles como sodio, magnesio, potasio o aluminio. Emplear polvo químico seco a base de borato de sodio.
  • Aceites y grasas – Fuegos de clase K, principalmente derivados de las grasas y los aceites de las cocinas. Emplear:  soluciones acuosas de acetato de potasio.

Bocas de incendios

 

En Extintores Bellido contamos con un sistema de bocas de incendios completamente equipadas y eficaces frente a fuegos incipientes . Además, presentan la ventaja de que pueden ser usadas por cualquier persona, no necesariamente un profesional por lo que son un gran apoyo hasta que llegan los bomberos, si el fuego es pequeño.

Estos equipos sí requieren ser revisados por especialistas como nosotros cada cierto tiempo y, por lo tanto, su correspondiente mantenimiento. Se recomiendan que se realicen cuatro revisiones al año, una al trimestre, por una empresa autorizada como Extintores Bellido. Además, es necesario que cada cinco años se compruebe que la manguera funciona correctamente y está en buen estado. Para ello, se somete la manguera a una presión superior que la de servicio.

Por otro lado, también dispones de rociadores de agua que consisten en sistemas conectados a un mecanismo de abastecimiento de agua, como en el caso anterior.

Los rociadores están formados por una válvula de control, tuberías que distribuyen el agua y los rociadores. La ventaja que presenta este sistema es que automáticamente se ponen en funcionamiento por ellos mismos cuando los detectores alertan de la presencia de una temperatura elevada, propia del fuego.

Retimbrado de extintores

Una parte fundamental que se debe tener en cuenta siempre que se realiza un mantenimiento de extintores es el retimbrado. Cada 5 años los extintores tienen que someterse a esta prueba hidráulica.

¿En qué consiste el retimbrado?

El extintor se somete a una presión interna para verificar que funciona correctamente. La presión varía en función del extintor que se somete a prueba. Por ejemplo, un extintores de polvo se someterá a una presión distinta a la que se somete uno de dióxido de carbono.

¿Cómo se hace?

  1. Se despresuriza el extintor y se vacía
  2. Se llena con agua
  3. Se le aplica la presión necesaria hasta que llegue a su máxima resistencia
  4. Cuando alcanza la presión justa, se despresuriza de nuevo y se extrae el agua
  5. Una vez finalizado este proceso, el extintor se carga de nuevo y se presuriza otra vez.

Bajo estos pasos, el extintor siempre se mantendrá en condiciones óptimas para ser usado cuando la ocasión lo requiera.

Ten en cuenta que la vida útil de un extintor ronda los 20 años, por lo que en Extintores Bellido aconsejamos someter estas herramientas a un máximo de 3 retimbrados en total por cada extintor. Cuando se excede dicho tiempo de vida, el extintor no podrá desempeñar su función correctamente. Incluso, usar un extintor ‘caducado’  podría poner en riesgo la propia vida de la persona.

Cabe destacar que el retimbrado de extintores solo puede llevarse a cabo por empresas autorizadas para el mantenimiento de extintores, como nosotros. ¡Llámanos y chequearemos los suyos!

Fuego en la sartén

¿Alguna vez te ha pasado que estás cocinando algo y de pronto, una llamarada de fuego nace de tu sartén? Seguro que si eres asiduo en la cocina, alguna vez tú también has vivido esta experiencia.

Patalear y ponerte histérico no sirve de nada. De hecho, puede llegar al punto extremo de que las consecuencias sean nefastas si no lo hagas a tiempo. ¡Se puede prender la cocina! Mantén la calma.

Nosotros Extintores Bellido, te vamos a dejar una serie de consejos:

  1. Humedece y escurre los paños de cocina y colócalos encima de la sartén, como si fueran una tapa. ¡Ojo! Escúrrelos bien que el exceso de agua puede empeorar la situación. Una vez que los paños ya estén sobre la sartén, retírala del fuego y apaga la vitrocermámica o el gas.
  2. Bajo ningún concepto eches agua directamente al aceite caliente porque la reacción de la mezcolanza de ambos compuestos puede ser devastadora. En el hipotético caso de que así lo hicieras, estos serían los resultados: el agua, al contacto de una temperatura elevada extrema como sería el fuego y el aceite caliente en este caso, se convertiría en vapor de agua muy rápido de tal modo que desencadenaría que el aceite saltara y generara llamas hacia el exterior. En definitiva, sucedería el resultado que deseamos evitar a toda costa.
  3. Ten a mano extintores de hogar, como los que te proporcionamos en Extintores Bellido. Eso sí, recuerda que cada cierto tiempo es importante que nos llames de nuevo para que los susodichos pasen la revisión oportuna.

¿Te han quedado dudas? Llámanos.