¿Por qué instalar un detector de incendios en mi hogar?

A día de hoy, un detector de incendios es, sin ninguna duda, el sistema de protección contra incendios más eficiente a la hora de advertir de su aparición en la primera fase.

Lejos de falsos mitos, se trata de un dispositivo efectivo y económico de fácil instalación. Estos dispositivos son la única vía fiable de detectar un incendio a tiempo y evitar así su propagación.

Desde Extintores Bellido, aconsejamos su colocación para evitar males mayores.  Los detectores de incendios para viviendas que instalamos desde Extintores Bellido funcionan de la siguiente manera:

Se activan nada más notas la mínima presencia de humo, llama o bien, un crecimiento exponencial anormal de la temperatura del hogar; en función de lo que escoja el cliente.

Su funcionamiento es muy sencillo. Nada más detectar una pequeña variación de lo expuesto con anterioridad, este detector de humos enviará una señal a la central, de tal modo que si el fuego se extiende, se activarán el resto de sensores que se habrán colocado previamente en la línea de avance de las llamas.

El sector del turismo como: residencias de ancianos, de estudiantes, hoteles, albergues, pensiones y hospitales tienen la obligación, por norma, de colocar en sus instalaciones detectores de incendios.

En el caso de los detectores, en España, la normativa no exige su colocación, como si una multitud de países europeos. Aunque esto no indica que no sea aconsejable.

Según los datos oficiales, el número de víctimas mortales a consecuencia de un incendio en su vivienda aumenta cada año. Muchas de las mismas, a raíz del humo que se genera a medida que crece el incendio.

Es importante destacar que los detectores de incendio no expulsan agua nada más activarse.. Su misión es enviar la señal para activar la secuencia de acciones programada, de manera que la mayor parte de posibles incendios de una vivienda se queden en un hecho anecdótico gracias a su detección precoz.

¿Te gustaría conocer más detalles sobre este sistema de protección contra incendios? Si es así no dudes en contactar con Extintores Bellido. 

¿Cómo colocar un extintor?

 

Las medidas de prevención y extinción de incendios son muy importantes para evitar riesgos innecesarios o males mayores. Para que realmente funcionen como esperamos, es crucial que se cumpla con la normativa del uso e instalación de extintores.

En el artículo de hoy,  Extintores Bellido te  explicamos cómo y dónde se deben colocar los extintores correctamente de cara a facilitar su uso y cumplir con los protocolos y la normativa contra incendios. No obstante, nuestra compañía especializada en extintores somos la apuesta certera para realizar este tipo de cometidos.

¿Dónde coloco mi extintor?

Por un lado, los extintores se deben colocar en espacios accesibles y a la vista sorteando todo tipo de obstáculos que se presten a dificultar la maniobra o el acceso a los extintores.  El lugar donde se instalen deben cumplir con la rapidez para cogerlos.

Los lugares más propicios para colocarlos son las entradas y las salidas, así como los puntos donde haya más riesgo de que pueda originarse un incendio. Por ejemplo, cerca de los equipos electrónicos de las oficinas o en las cocinas. También es conveniente localizarlos en las zonas de evacuación.

Es recomendable que haya un extintor accesible en 15 metros desde cualquier punto del lugar, teniendo en cuenta el recorrido y los elementos que deberán rodearse en el caso de necesitar coger el extintor. Teniendo en cuenta esta norma, se estipularán el número de extintores que cada edificio deberá necesitar. 

Este tipo de elementos contra incendios se colocan a una altura de 80 cm y 120 cm sobre el suelo, de tal modo que cualquier persona pueda acceder a ellos con facilidad. Se trata de agilizar en todo momento apagar el incendio.

Otro elemento al que se le debe prestar atención es a los soportes donde se encajan los extintores. Estos deben fijarse a una superficie íntegramente vertical. También deben garantizar la protección del elemento: ser fijos y seguros, como las cajas metálicas para que no reciban golpes. En especial, si se encuentran en exteriores. En este caso, también deben protegerse contra los fenómenos atmosféricos.

Señalizar dónde se encuentran los extintores con un cartel fotoluminiscente con el fondo en color rojo y con la palabra ‘extintor’ impresa en él. O, al menos, con un dibujo del elemento con la silueta en color blanco.

En relación con la instalación de un extintor, solo puede llevarse a cabo por un profesional, al igual que su mantenimiento. Ponte en contacto con nosotros, nos encargaremos de ello.

¿Lo sabes todo de las bocas de incendio?

¿Sabes qué son las BIEs? Corresponden a las siglas de Bocas de Incendio Equipadas. Se trata de equipos de material contra incendios fijos,  anclados a la pared y conectados a una toma de agua. En definitiva, hablamos de armarios con una manguera en su interior, cubierta y protegida por un cristal que puede romperse de manera fácil diseñado así con la idea de agilizar el proceso de extinción de incendios. Las BIEs se emplean con la finalidad de apagar pequeños fuegos en edificios.

¿DE QUÉ SE COMPONEN?

Las bocas de incendio equipadas están formadas por una serie de elementos estructurados de tal modo que sea fácil, rápido y como de utilizar para proceder cuanto antes. Tales elementos son:

 

  • Soporte de Manguera. Función: apoyar y enroscar la manguera. Principal característica, la facilidad que aporta para desplegarla.
  • Armario. Por lo general de color rojo y es donde se guarda todo el sistema BIES.
  • Válvula. Conecta el sistema contra incendios con la toma de agua.
  • Lanza. Es la boquilla de la manguera; por donde sale el agua para extinguir el incendio
  • Manómetro. Mide la presión y comprueba que la toma de agua funciona.
  • Manguera. Por dónde pasa el agua y permite llevarla a donde interese para apagar el fuego.

TIPOS DE BIES

Acorde con la normativa vigente hay dos tipos de BIEs. Aparentemente son iguales, pero presentan diferencias en relación con el caudal de agua que extraen.

  • BIE de 45 MM. Cuentan con 45 mm de diámetro y dispone de una manguera de 20 metros, pero tiene una capacidad de 200 litros por minuto.
  • BIE de 25 MM. 25 mm de diámetro. También tiene una manguera de 20 metros y capaz de suministrar 100 litros por minuto.

¿CUÁL ES SU PROTOCOLO DE MANTENIMIENTO?

Las bocas de incendio equipadas exigen ser revisadas cada cierto tiempo, según recoge la normativa.

  • Mantenimiento cada 3 meses. Se verifica la accesibilidad y señalización hasta las visagras.
  • Mantenimiento cada año. Se comprueban lo citado con anterioridad y se añaden elementos como las mangueras, lanzas, etc.
  • Mantenimiento cada 5 años.  A todo lo anterior se le une el retimbre del BIE, es decir, someter a la manguera a una presión de 15 kg/cm2.

¿Qué cubre un seguro del hogar básico?

¿Cuántas veces te has parado a pensar si realmente te compensa contratar un seguro del hogar? ¿Cuántas veces te has planteado en darlo de baja si lo tienes contratado? La economía familiar en épocas de crisis hace que todos debamos apretarnos el cinto y reduzcamos costes. Los seguros del hogar suelen ser uno de los servicios que tendemos a plantear darlo de baja o prescindir de su contratación. Pero, ¿realmente es innecesario este servicio?

El seguro del hogar, en función de la modalidad contratada, tendrá más o menos cobertura. Pero la protección básica siempre estará garantizada. En este caso, por lo general suele cubrir:

  • Incendio, rayo y explosión. Cubre los daños que sean consecuencia directa de un incendio, una explosión o un rayo.
  • Fenómenos atmosféricos. Contempla los daños causados en el inmueble por:

– Agua de lluvia, si la intensidad supera los 40 litros por metro cuadrado y hora

– Los estragos del viento cuando supera los 80km/hora.

– Pedrisco o nieve, indistintamente de la intensidad.

  • Inundación. En los siguientes casos:

– Desbordamiento provocado por averías de alcantarillado y otros cauces subterráneos. 

– Desbordamiento de lagos sin salida natural y arroyos.

– Desbordamiento de canales, acequias o cauces artificiales.

– Desbordamiento o rotura de presas y diques de contención.

  • Actos malintencionados
  • Acción del humo u hollín
  • Impacto de vehículos y animales
  • Ondas sónicas producidas por aeronaves y astronaves.
  • Daños eléctricos por cortocircuito y sobretensión. Además, también incluye entre las causas, la caída del rayo, corrientes con anomalías y la propia combustión.
  • Derrame o escape accidental de instalaciones de extinción de incendios sobre bienes asegurados y que hayan sido provocados por derrames o escapes de agua producidos por una avería del sistema automático de extinción de incendios.