La importancia de protegerse

Las manos son una de las partes del cuerpo más importante que tenemos y a la que a menudo no prestamos la atención conveniente. Cuidar nuestras manos es crucial, especialmente cuando trabajamos con ellas. Hay una gran cantidad de profesiones de riesgo en las que las manos están constantemente expuestas a todo tipo de situaciones peligrosas. Por ello, al igual que protegemos nuestro cuerpo todo tipo de situaciones adversas, debemos hacer lo mismo con nuestras manos.

Los guantes deben respetar la normativa para ser seguros en relación a los riesgos que se corren en ciertas profesiones; calor extremo, cortes, roturas, perforaciones, etc. Cada profesión tiene un tipo de guante especializado con diferentes formas y materiales, todos ellos especializados para proteger durante la labor que el trabajador tenga que desempeñar.

Los guantes de latex y nítrilo son los materiales que se suelen emplear para trabajos que combinan ambientes líquidos y secos. Por otro lado se encuentran, exclusivamente para trabajos secos, los guantes realizados a base de poliuretano. También existen guantes con materiales especializados para evitar la abrasión o los cortes.

Existen guantes de trabajo desechables, aquellos que emplean para evitar las bacterias característicos del sector médico. O los guantes reutilizables.

De este modo cada profesión tiene un uniforme laboral ideado para protegerlo de cualquier posible percance.

¿Petardos? ¡Cuidado! (II)

Como ya dijimos en el blog anterior las cualquier fiesta puede ser buen motivo para usar fuegos arfificiales. En muchas situaciones se acaban usando instrumentos pirotécnicos para entretener a los más pequeños, o a los que no son tan pequeños. En estos casos debemos tomar unas precauciones mínimas.

  1. Sólo se pueden usar estos materiales en zonas delimitadas para ello y marcadas como “zonas de fuegos”.
  2. Nunca, bajo ningún concepto, tienen que ser encendidos entre las manos, más si son de categoría II o más. Debemos colocarlos en el suelo y mantener la cara lejos.
  3. Primero encenderemos la mecha con tiempo suficiente para alejarnos. Las mechas suelen tener un duración de entre 6 y 12 segundos.
  4. Los petardos no se deben disparar contra personas o animales, ni en zonas donde haya vegetación o líquidos inflamables.
  5. Tampoco meterlos en botellas, latas, contenedores…etc. Al explotar pueden producir metralla.
  6. En el caso de quemaduras lo mejor es lavar la superficie afectada con agua fría para limpiar y calmar el dolor, sin colocar ningún tipo de pomada u otro producto. Después se debe envolver la quemadura con un paño limpio y acudir a un centro de salud.

¿Petardos? ¡Cuidado!

Hay muchos festejos durante el año y un material que no suele faltar son los fuegos artificiales. Los petardos pueden ser peligrosos si no tenemos unos conocimientos mínimos y tomamos muchas precauciones.

El material pirotécnico tiene sus riesgos si no se utiliza de una manera responsable. La diversión y la fiesta se pude convertir en tragedia con el mal uso de los petardos, por lo que a continuación te damos unos consejos y precauciones

En primer lugar hay que tener en cuenta que hay varias categorías:

  1. Categoría I. Están prohibidos para menores de 12 años. Son de muy baja peligrosidad. No hacen mucho ruido y se pueden usar dentro de zonas delimitadas, como edificios residenciales.
  2. Categoría II. Están prohibidos para menores de 16 años. Son de baja peligrosidad y tienen poco nivel sonoro. Se deben usar en zonas al aire libre.
  3. Categoría III. Edad mínima de 18 años. Son de peligrosidad media y deben usarse al aire libre en zonas de gran superficie.

Siempre es recomendable que a la hora de usar estos instrumentos haya un mayor de edad o un adulto presente por si se comete alguna irresponsabilidad.

En el siguiente blog os daremos unas indicaciones a la hora de usarlos.

¿Sabías que las botellas de agua pueden ser peligrosas dentro del coche?

Dejar una botella de agua de plástico dentro del coche es algo de lo más normal, sobre todo en verano para combatir el calor, pero también puede ser muy peligroso.

Tu coche puede incendiarse con el simple hecho de tener una botella llena agua que reciba directamente la luz solar dentro del coche, haciendo un efecto lupa y prendiendo fuego.

Está claro que las condiciones tienen que ser las idóneas para que este hecho ocurra, lo que significa que la botella debe ser redondeada, llena de agua y la luz del sol pase a través de ella en un ángulo recto. De esta forma, podrían alcanzarse hasta los 400 grados.

También hay que tener en cuenta que dejar durante días una botella en el interior de un vehículo con agua en su interior con altas temperaturas puede favorecer a la reproducción de microorganismos y aumentar de esta forma la posibilidad de infectarse con algún tipo de infección.

Contáctanos en Extintores Bellido y resolveremos cualquiera de tus dudas sobre seguridad y prevención de fuegos.