Ventaja del vestuario laboral

Pese a que para algunas series de televisión o películas el vestuario laboral pueda parecer algo no demasiado estético, incluso que en algunas ocasiones roce lo ridículo, éste puede suponer beneficios para la empresa, para los empleados y para los clientes. Por ello, desde Extintores Bellido queremos hablarte de las ventajas del vestuario laboral.

Además de la imagen de marca, un vestuario es una forma de mostrar el logo de la empresa, y, además, permitirá reconocer de qué trata nuestra empresa, pudiendo distinguir, por ejemplo, una empresa de comida rápida de un restaurante de lujo.

De cara a los empleados, un uniforme ofrece una sensación de pertenencia a un colectivo, identificándolo con la empresa y vinculándolo en valores y objetivos a los de la empresa. Además, supone una vinculación con el resto de los empleados, haciendo que su productividad aumente, generándose además menos conflictos. Además, puede suponer un elemento de protección o de aviso frente a las labores a realizar, sintiéndose más a salvo.

Por último, un vestuario laboral hará a los clientes sentirse más seguros respecto a la empresa, pudiendo reconocer de forma fácil y sencilla quiénes son las personas que pueden atenderle. En el caso de la seguridad, el cliente se mostrará mucho más confiado ante un guardia de seguridad uniformado que ante un personal vestido de forma urbana.

Tres modos de apagar un fuego en sus etapas iniciales (Parte II)

Tres modos de apagar un fuego en sus etapas iniciales (Parte II)

Continuamos desde Extintores Bellido con nuestra segunda entrada en la que te hablamos de tres modos de apagar un fuego en sus etapas iniciales. Si en nuestra anterior entrada hablamos de los incendios eléctricos, en esta ocasión hablaremos de los incendios de líquidos o combustibles.

2. Extinguir incendios de líquidos o combustibles

Para empezar con este tipo de incendios, es importante que tengas en cuenta que lo primero que hay que hacer es cerrar el suministro de combustible, evitando de esta forma que el incendio se propague, siendo en los casos de que líquido inflamable la única fuente de combustible, una forma de apagar el incendio a falta de líquido que lo alimente.

Usa una manta ignífuga para sofocar el fuego, sobre todo para incendios pequeños, siendo este proceso el más sencillo y menos perjudicial. Despliega la manta sacándola de su envoltorio y protegiendo tu cuerpo. Déjala caer sobre el incendio, no la lances. Además, asegúrate que el incendio no sea demasiado grande.

Utiliza un extintor de clase B, al igual que en eléctricos. Los extintores de clase A, es decir, de agua, no sirven para estos casos. Si no puedes apagar el fuego tras 5 segundos de uso del extintor, entonces es que el incendio es demasiado grande. Evacúa y llama a emergencias. Sin embargo, para casos de aceite vegetal o grasas en freidoras, tendremos que usar un extintor de clase K.

 

Tres modos de apagar un fuego en sus etapas iniciales (Parte I)

Si se da la situación en la que tenemos que enfrentarnos a un incendio en su etapa inicial, debes saber que existen formas rápidas de afrontar este tipo de incendios, pues contarás con la oportunidad de extinguir el fuego. Sin embargo, debes precisar que lo más importante en este caso es la seguridad de todo y si el fuego se extiende o tardas más de 5 segundos en apagarlo, debes activar la alarma y evacuar el edificio. 

Desde Extintores Bellido, en nuestras próximas entregas te traeremos tres modos de apagar un fuego en sus etapas iniciales. En esta ocasión, vamos con el primero.

  1. Extinguir incendios eléctricos

Para llevar a cabo este proceso, primero debes tener en cuenta que los incendios eléctricos se generan por defectos del cableado o mal mantenimiento. Para evitar un incendio, no sobrecargues las tomas y asegúrate que cada trabajo es llevado a cabo por un técnico especializado. Libra los sistemas de polvo y telas de araña.

Si chispea el sistema, apágalo, así como si empieza incendiarse. Si solo chispea, aún no se ha extendido. Debes cortar la alimentación y no retirar el enchufe, pues podrías electrocutarte. 

En el caso de no cortar la corriente, pues no sabes donde está, debes utilizar un extintor clase C. Por otro lado, en el caso de cortarla, deberás utilizar un extintor de clase A o de polvo químico seco. También podrás utilizar una manta o agua, pero debes estar seguro de que has cortado la alimentación. A continuación, no olvides llamar a emergencias.

 

En nuestra siguiente entrada, te hablaremos de los otros dos métodos.