Detectores de incendio

Es importante tener todas las precauciones posibles para controlar un fuego o no ocasionarlo pero a veces la tecnología puede ayudarnos a prevenir antes que curar. Los detectores de humo son instalaciones necesarias tanto para el habitante de la casa como los inquilinos del edificio ya que ayudarán a darse cuenta de un posible problema. Sigue leyendo.

El porcentaje de detectores de humo en los hogares españoles es aún muy bajo si lo comparamos con otros países como Estados Unidos. Estos detectores desde precios muy asequibles pueden salvar su vida ante un posible incendio en la noche, o salvar su hogar si no estamos en el momento del incendio. Muchas empresas cuentan con estos sistemas de seguridad desde hace mucho tiempo.

Es recomendable tener un detector de humos por cada 40 metros cuadrados, aunque algunos más novedosos ofrecen un radio de protección mayor. Si la casa tiene más de una planta, en cada una de ellas se habrá de instalar al menos uno. Te recomendamos evitar zonas como cuartos de baño, duchas, garajes o estancias donde el vapor de agua y otros humos se acumulan con facilidad. También debes tener en cuenta si se fuma en la casa, ya que este humo puede generar falsas alarmas.

¿Por qué hay más riesgos de incendio en verano?

Para que un material entre en combustión, uno de los factores fundamentales es la temperatura. Incluso a altas temperaturas y presencia de un carburante, se pueden generar combustiones espontáneas.

En verano se juntan varios factores que propician la aparición de incendios. En primer lugar, la propia temperatura. En segundo lugar, la sequedad del ambiente, pues la humedad reduce la velocidad de propagación y de combustión. Además, con viento seco a gran velocidad, puede convertir un pequeño fuego en un inmenso y desastroso incendio forestal. En verano, además, la maleza está muy seca, convirtiéndose en un combustible ideal.

Además, en verano, la actividad humana en el medio natural es mucho mayor, por lo que los accidentes pueden multiplicarse. Cualquier chispa o cualquier culo de botella pueden desatar un auténtico infierno poniendo en riesgo no solo la naturaleza, sino también las vidas humanas.

En verano debemos extremar las precauciones y debemos ser más responsables que nunca. No fumes en el campo ni en el bosque, no enciendas fogatas. Si pese a ello, pasas y lo haces, asegúrate de apagarlo todo a conciencia, pisa las colillas y escupe en ellas. Apaga las fogatas con agua o con tu propia orina de forma concienzuda. Si no te importan los daños a terceros, ten presente que por una imprudencia o una negligencia puedes acabar en la cárcel.

Precauciones para evitar incendios en verano

Con la llegada de las épocas secas del año, llegan, lamentablemente, los incendios. Pese a que algunos de los incendios que asolan nuestros bosques son provocados por pirómanos, algunos de los incendios que acaban con flora y fauna de nuestro territorio son provocados por descuidos o utensilios cuya presencia en el bosque puede generar grandes problemas. Por ello, desde Extintores Bellido queremos ofrecerte algunas recomendaciones para que tomes precauciones para evitar incendios este verano.

En primer lugar, si vas a realizar una escapada a una zona rural, es importante no arrojar ningún tipo de cigarrillo o fósforo al suelo, dado que una colilla mal apagada puede suponer un alto factor de riesgo para la propagación de un incendio. Tampoco puedes realizar ningún tipo de barbacoas entre mayo y noviembre, incluso en zonas habilitadas para ello, debido al riesgo de incendio, aunque el resto del año si podrás.

Lo mismo sucede, aunque todo el año, con realizar quemas sin el permiso previo de la autoridad competente, siendo esta acción un delito tipificado en el Código Penal. En caso de obtener permisos, habrá de tenerse especial cuidado con las hogueras.

Otro de los casos en los que tenemos que tener especial cuidado en época de riesgo de incendios es en el uso de maquinaria forestal o agrícola que pudiera generar incendios, ya sea un tractor por el tubo de escape de un tractor o por las aspas de una cosechadora. Otro tipo de maquinaria o herramientas, como una radial, también pueden generar un incendio si la usamos en un lugar no apto.

Por último, en caso de divisar un incendio es importante avisar de manera inmediata al 112 o al teléfono de emergencias de la Comunidad Autónoma.

Qué no hacer durante un incendio

Cuando vivimos de cerca un incendio es tan importante saber qué hacer y qué no hacer. Desde Extintores Bellido ya hemos explicado qué hacer si nos vemos involucrados en un incendio, ya sea en un incendio forestal o en un incendio que se haya desencadenado en una zona cerrada. Hoy os vamos a dar algunas pautas para que sepáis lo que no debemos hacer en esos momentos.

Vamos a comenzar por la parte más lógica, que es la parte en la que insistimos en la prevención ya que, si realizamos una revisión de todos los elementos necesarios para saber que se cumple con las medidas de seguridad adecuada, podemos evitar un incendio. El paso dos, es llamar a los bomberos. No debemos actuar como profesionales si no lo somos.

Nuestro instinto nos puede llevar a pensar que el agua es la solución, pero, cuidado con el agua que no es la mejor opción. Por ejemplo, si echamos agua encima de una sartén ardiendo, conseguiremos el efecto contrario, el fuego de avivará y puede llegar a extenderse en los paños de cocina o cortinas. En este caso es mejor utilizar un extintor o arrojar una toalla o paño húmedo encima de la sartén.

En caso de incendios eléctricos, tampoco se debe de utilizar agua. El agua no apaga el fuego, solo baja la temperatura del mismo.

Abrir las ventanas tampoco es la mejor opción ya que el oxígeno avivará el fuego. Y a la hora de resguardarnos debemos tener en cuenta que poner una manta, toalla, o ropa mojada en los conductos por donde pueda entrar el humo nos puede salvar la vida. Las víctimas mortales de un incendio son por inhalación de humo.