Consejos básicos para prevenir incendios en el hogar

La prevención de incendios en nuestra casa empieza por algo tan sencillo como tener claras una serie de pautas muy sencillas.  Para ello debemos poner en marcha todas las medidas de precaución a nuestro alcance. A continuación  te ofrecemos una serie de medidas básicas aplicables en tu vida diaria:

Revisa la instalación eléctrica y la instalación del gas con cierta regularidad.  Esta simple acción puede evitarte más de un susto y es altamente recomendable.

No sobrecargues los enchufes. Cada vez tenemos más y más elementos enganchados a la red eléctrica, siendo este uno de los puntos de riesgo.

Vigila el gas. No olvides cerrar el circuito del gas antes de acostarte y evita estar en una habitación cerrada con una estufa de gas o con una caldera.

Revisa con asiduidad el estado de la ventilación de la caldera para evitar obstrucciones y comprueba que la llama de la cocina sea azulada. Si dispones de una cocina de gas estate atento por si detectas un tono rojizo, en la llama de los fogones, y en caso de ser así ponte en contacto inmediatamente con el servicio técnico para que acudan a revisarlo.

Instala detectores de incendios y de gas para que te avisen en caso de problema.

Y por supuesto ten un extintor en una zona accesible para poder tomar medidas contra un inicio de incendio en nuestro hogar.

¿Cómo y dónde será más efectivo tu extintor?

La llegada del verano incrementa la prevención contra incendios  por lo que debemos revisar que nuestro equipamiento esté perfectamente regulado. Aspectos como la señalización, la altura donde se encuentra el extintor… así  como su correspondiente revisión trimestral en la que debemos comprobar que nuestro extintor cumple con todas las normas de seguridad establecidas en el Real Decreto 513/2017.

Como comentábamos antes,  uno de los aspectos a tener en cuenta es la altura de ubicación de los extintores. Partimos de la base de que deben estar colocados en un emplazamiento fácil y accesible, donde puedan ser localizados y utilizados sin dificultad. Además, los extintores deben estar situados en puntos donde la probabilidad de iniciarse un incendio sea alta y, dentro de lo posible, cerca de las salidas de evacuación.

Dicho esto, conviene que los extintores estén fijados a parámetros verticales, dejando la parte superior del extintor situada entre 80 cm y 120 cm sobre el suelo.  De esta forma el extintor estará listo para ser utilizado con rapidez en caso de que se desate un incendio.

Por último hay que olvidar que los extintores deben estar perfectamente señalizados para que puedan ser localizados perfectamente, para así poder responder a la mayor celeridad posible en caso de emergencia.