Factores de riesgo para incendios eléctricos (II)

En la pasada publicación de nuestro blog hablamos de los incendios eléctricos y del riesgo que supone tener en nuestros hogares una instalación eléctrica antigua. En esta ocasión vamos a ahondar más en el tema de los hábitos y costumbres que pueden fomentar a que se de esta situación. ¡Toma nota!

La principal causa es la realización de un sobreconsumo. Esto se produce cuando reclamamos más energía de la que el cableado está preparado para soportar, es entonces cuando tiene lugar un sobrecalentamiento corriendo el riesgo de que se inicie un incendio.

Otro de los aspectos que nos pueden llevar a sufrir este problema es el de abusar de las regletas y de los enchufes ya que en estos casos estamos realizando el sobreconsumo del que hablábamos.

Además el conectar a la red dispositivos no homologados, como puede ser una regleta o un ventilador, pueden suponer un riesgo para nuestra seguridad. Además, antes de conectarlos a la corriente deberemos asegurarnos de que se encuentran en perfecto estado tanto su estructura como su cableado.

Estos son algunos de los aspectos que nos pueden ser de gran ayuda a la hora de prevenir incendios eléctricos, tanto en la oficina o en el comercio como en nuestros hogares.

Factores de riesgo para incendios eléctricos

Existen muchas causas por las que se pueda iniciar un incendio en nuestro hogar u oficina, sin embargo, una de las principales causas son la electricidad y es que existen ciertas circunstancias en las que la electricidad puede iniciar un fuego.

Lo primero primero que debemos entender es que los incendios eléctricos no son tan raros, ya que existen una gran cantidad de factores que pueden fomentar que se inicien. Vamos a ver algunos de ellos para así saber cómo debemos actuar para prevenir estos problemas.

Lo primero que debemos saber es la antigüedad de nuestra red. La mayoría de las casas de España cuentan con más de 25 años de antigüedad, y en su mayoría, ninguna de ellas han realizado una remodelación de la red eléctrica, por lo que funcionan con una red antigua que en muchas ocasiones puede presentar ciertos problemas.

A este respecto, por un lado debemos entender que, al estar detrás de las paredes, si la red eléctrica presenta algún tipo de deterior no vamos a poder verlo a simple vista. Por otro lado, cada vez utilizamos más aparatos electrónicos y dispositivos, por lo que la red que antiguamente nos servía ahora se nos queda corta. Todo este consumo puede hacer que se termine produciendo una sobrecarga.

De este modo, uno de los factores de riesgos para que se produzca un incendio eléctrico va a ser contar con una instalación antigua. Podemos pedir a un profesional que realice una comprobación de la misma y cambiarla si fuera necesario.

Además de las instalaciones, existen una serie de hábitos y costumbres que puede fomentar que se produzca este tipo de accidentes. Si quieres conocerlos mantente atento a las próximas publicaciones de nuestro blog.

¿Debemos llevar un extintor en el coche?

Existen una serie de artículos que no pueden faltar en tu maletero, ya sea por que son de uso obligatorio, como es el caso de los chalecos reflectantes o los triángulos u otros de utilidad como trapos, agua, linternas o extintores. Y es que, llevar un extintor portátil en el coche nos puede servir en caso de accidente o incendio en el coche.

Si bien es cierto que las últimas tecnologías han avanzado mucho y es realmente complicado que un coche moderno se incendie, debemos recordar que los automóviles trabajan con algunos productos inflamables como es el combustible y desprende calor y fricción lo que favorece la formación de un incendio.

Además, debido a todos estos elementos inflamables, cuando se inician las llamas en un coche, es difícil que las controlemos. Lo que puede suponer un grave problema en caso de incendio o accidente. Por esta razón, tener un extintor portátil en el coche puede ayudarnos mucho en caso de necesidad.

En caso de que decidamos finalmente utilizar nuestro extintor lo mejor será que lo tengamos a mano, por lo que, en lugar de guardarlo en el maletero, deberemos hacerlo bajo el asiento del conductor. Esto nos ayudará a poder actuar con mayor rapidez en caso de que sea necesario. Para poder colocar el extintor dentro de la cabina deberá pesar alrededor de 3 kilos y tener una carga limitada. Por ello, será importante que conozcamos los pasos a seguir para su utilización.

Además de estos aspectos, deberemos tener en cuenta el mantenimiento necesario para que puedan funcionar correctamente.

¿Qué es el EPI?

Cuando hablamos de EPIS nos referimos al Equipo de Portección Individual, es decir, todo los artículos que los profesionales necesitan en su puesto de trabajo para protegerse de los riesgos que estén asociados a sus labores. De este modo, podrán desempeñar sus funciones de forma segura.

Como podemos ver, estos artículos son de gran importancia en todo tipo de trabajos. Desde los trabajadores de una obra, a los de la industria, así como bomberos, electricistas, cocineros… Todos van a precisar de una serie de artículos que les ayuden a prevenir los posibles daños asociados a su puesto laboral.

Los EPIS deben contar con una serie de homologaciones de calidad para asegurarnos de que cuentan con las características suficientes para ser eficaz. Podemos dividir los EPIS en tres categorías:

  • Categoría 1 hace referencia a riesgos menores.
  • Categoría 2 hace referencia a de riesgos medios.
  • Categoría 3 hace referencia ariesgos graves o irreversibles.

En Extintores Bellido contamos con un amplio abanico de equipos de protección individual. Contando en nuestro catálogo de equipamiento para muy diversas ocupaciones.

De este modo contamos con guantes apto para diferentes funciones, material para la protección de oídos, también de cabeza, así como de vías respiratorias y vista.  Por otro lado, contamos con artículos anticaída y calzado apropiado para diversos usos.