¿Por qué el fuego necesita oxígeno?

Para que el fuego se de tienen que haber varios elementos, por un lado se encuentra la energía de activación que es el calor, por otro lado el material que se va a quemar que hace de combustible y por último el llamado comburente, que va a ser el oxígeno.  Pero, ¿qué papel tiene este último en un incendio?

El fuego se alimento de oxígeno para seguir creciendo, esta una de las razones por la que el humo es tan peligroso, ya que éste no cuenta con los niveles de oxígeno normales.

El aire cuenta con un 21% de oxígeno aproximadamente, el fuego puede hacer uso de un 16% de este. Debemos entender que cuando los materiales que se encuentran alrededor de las llamas se queman,  el oxígeno que se encuentra en el aire reacciona poniendo en marcha un proceso que se conoce como oxidación , por medio del cual se libera calor y se genera el humo y los gases procedentes del fuego.

El combustible necesita un mínimo de oxígeno para arder, en principio, si bajamos el porcentaje de aire a un 14% la combustión no se producirá. Es algo que se tiene en cuenta en la industria para evitar los incendios.

¿Cómo bloquear las puertas del humo?

Como venimos mencionando en nuestro blog, el humo es uno de nuestros mayores enemigos en un incendio, por lo que no debemos subestimarlo. Éste puede causarnos graves problemas tanto respiratorios, como en nuestro sistema nervioso llevándonos a perder la capacidad de coordinar o razonar y causándonos una gran fatiga.

Es por ello que, desde Extintores Bellido, nos hemos propuesto dar algunos consejos que puedan ser de utilidad en caso de incendio de cara a protegernos contra el humo y no solo contra las llamas.

Ya hemos mencionado la utilidad de gatear, para tener a nuestro alcance las zonas en las que el aire esta menos viciado y más libre de partículas tóxicas. Además hemos hablado de la importancia de tapar nuestra boca y nariz para evitar así que las partículas nocivas ingresen en nuestros pulmones.

Esto son cosas que pueden ayudarnos a llegar a la salida pero, ¿qué ocurre si está bloqueada? En ese caso deberemos buscar una habitación que esté libre del fuego, preferentemente elegiremos la que más se aleje del mismo y a poder ser que cuente con ventanas.

Una vez en la habitación usaremos toallas, sábanas o mantas para evitar que el humo ingrese en la habitación. Para ello las pondremos en las ranuras de las puertas y en los sistemas de ventilación. Una vez ahí trataremos de ganar tiempo hasta que los servicios de bomberos vengan.

Cubre tus vías respiratorias en caso de incendio

En las últimas publicaciones de nuestro blog nos hemos centrado en los efectos que el humo tiene en nuestro organismos ofreciendo información y consejos para minimizar su efecto. Y es que, es mayor el número de fallecidos por el humo que por las llamas en incendios producidos en sitios cerrados.

Si nos encontramos ante un incendio una de las acciones que mejor nos puede ayudar a proteger nuestras vías respiratorias, además de caminar a gatas, va a ser cubrir nuestra nariz y nuestra boca con un paño, a poder ser húmedo. Esto nos ayudará a evitar que partículas que se encuentran en el aire fruto de la combustión ingrese a nuestras vías respiratorias causando daños en nuestro organismo.

Además de esto, en la medida de lo posible deberemos evitar respirar por la boca, ya que la filtración es mayor cuando respiramos por la nariz.

Esto es algo que nos puede ser de gran utilidad tanto si el incendio todavía es de dimensiones reducidas y vamos a tratar de sofocarlo con un extintor o una boca de incendios equipada, como si estamos tratando de salir del edificio.

En cualquier caso debemos tratar de mantener la calma y razonar nuestras acciones, para tomar las mejores decisiones.

¿Por qué debemos gatear en caso de incendio?

simulacro de incendio

Cuando se produce un incendio son muchos los aspectos que debemos tener en cuenta para proteger nuestra salud. En primer lugar, debemos mantener la calma para no tomar decisiones precipitadas. Después deberemos detectar los elementos de seguridad y las salidas de emergencia mientras evaluamos la situación. En caso de que detectemos que el incendio es demasiado elevado deberemos salir del edificio.

A la hora de evaluar la situación, no solo debemos tener en cuenta la densidad de las llamas, también es importante que prestemos atención al humo. Como hemos comentado en anteriores publicaciones de nuestro blog, el humo causa un mayor número de muertes en incendios de lugares cerrados que el mismo fuego. Es por ello, que debemos tenerlo en cuenta a la hora de actuar.

Una de las principales medidas que podemos tomar a la hora de protegernos del humo es gatear. El fuego reduce la cantidad de oxígeno del ambiente al tiempo que tiñe el aire de partículas tóxicas que puede ingresar en nuestros pulmones y causarnos un gran daño, desde desorientación hasta fallecimiento.

El humo sube, es por ello que, en la parte inferior estará mucho más limpia por lo que deberemos agacharnos y gatear hasta llegar a las salidas de emergencia.