Función de los extintores de CO2 (II)

En la pasada publicación de nuestro blog hablábamos de los extintores de dióxido de carbono, mencionando la importancia de conocer su funcionamiento y los diversos tipos de extintores existentes para saber el mejor modo de actuar en caso de incendio.

En esta nueva publicación de nuestro blog seguimos explicando la actuación de los extintores de CO2 en los incendios.

Debemos tener en cuenta que los incendios se producen por cuatro factores. Por un lado se encuentra el combustible, que es el elemento que alimenta las llamas. También debe haber un comburente que habitualmente es el oxígeno y además una energía de activación, como puede ser una chispa. Por último se encuentra la reacción en cadena, que entiende que el calor desprendido por el fuego hace que se reotroalimente el incendio.

En caso de que consigamos eliminar alguno de los componentes de la ecuación conseguiremos acabar con las llamas y sofocar el incendio. EL CO2 pretende acabar con el oxígeno, con la nube de hielo seco y de este modo conseguiremos acabar con él las llamas.

Para ello debemos descolgar el extintor, quitar la anilla de seguridad, acercarnos lo máximo posible a las llamas, manteniendo la seguridad y apuntando el contenido del extintor a la base del fuego. En caso de que no consigamos acabar con el incendio, deberemos intentarlo con las bocas de incendios equipadas, siempre con ayuda y asegurándonos de que nos encontramos en la situación precisa para hacerlo.

Función de los extintores de CO2 (I)

En lo que respecta a sistemas de protección contra incendios la tecnología ha ido avanzando a lo largo de los años, buscando encontrar nuevos dispositivos y modos de actuación que nos ayuden a minimizar los efectos de las llamas.

Es por ello, que contamos con diversos tipos de extintores contra incendios, entre los que podemos encontrar los extintores de CO2. El dióxido de carbono (CO2) es un gas que no combustible, que no es conductor de electricidad y que además no reacciona químicamente a otras sustancias, todo esto lo convierte en un elemento de gran calidad para la extinción de incendios.

Gracias a las características nombradas, los extintores de CO2 son perfectos para sofocar incendios de diferentes clases, gracias a que no conducen la electricidad no debemos preocuparnos porque el suministro eléctrico haya sido cortado antes de utilizarlos. Además no se trata de un elemento que deje residuos.

Para que lo entendamos , el dióxido de carbono es sometido a diferentes temperaturas y presiones para poder conseguir el mejor resultado. En caso de que se exponga a temperaturas muy bajas, de entorno a los -79º y se someta a cierta presión el Co2 se convierte en hielo seco. Es por ello, que cuando rociamos este tipo de extintor se puede apreciar una nube blanca, el hielo seco.

Si quieres conocer más acerca de los extintores de CO2 mantente atento a nuestro blog.

 

Aspectos que influyen a la hora de reemplazar nuestro extintor (II)

En la pasada publicación de nuestro blog hablábamos de algunos de los aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de revisar nuestro extintor para saber si necesita ser reemplazado o reparado. Es importante que tomemos las molestias de realizar ciertas revisiones, de este modo evitaremos situaciones que podrían poner en peligro nuestra seguridad.

Como comentábamos, a pesar de que la fecha de caducidad suele marcarse 20 años después de su fabricación,  existen ciertos problemas que pueden llevarnos a necesitar sustituir nuestro extintor. Seguimos con la lista. ¡Toma nota!

  • Manguera: Es importante que revisemos la manguera en busca de daños o averías. Es posible que nunca hayamos utilizado nuestro extintor, sin embargo, esto no le libra de sufrir daños. Por ello, deberemos revisar que la manguera no tenga ninguna rotura, en caso de que esté dañada deberemos contactar con profesionales para determinar si puede arreglarse o necesitamos realizar una sustitución.
  • Manilla de seguridad: La manilla o pasador de seguridad es uno de los elementos indispensables, en el caso de que observemos que ha sido quitada o que está deteriorada deberemos hacer una revisión profesional de nmuestro extintor para asegurarnos de que se encuentra en plenas condiciones de ser utilizado.
  • Boquilla: Al igual que ocurría con la manguera, debemos revisar la boquilla para asegurarnos de que no tenga ninguna avería o rotura, de lo contrario deberíamos sustituirla.
  • Comprobar daños: También deberemos comprobar daños en la superficie de nuestro extintor, prestando especial atención a las abolladuras y la corrosión, la cual podría indicar que existe una fuga.
  • Solo un uso: Hay algunos extintores que son aptos para un solo uso, independientemente de la extensión del mismo. Debemos informarnos para que este dato no pase desapercibido.

Estos son algunos de los aspectos principales que debemos tener en cuenta a la hora de determinar si debemos o no sustituir nuestros extintores.

 

Aspectos que influyen a la hora de reemplazar nuestro extintor (I)

Los extintores son dispositivos imprescindibles para nuestra seguridad, es por ello que adornan las paredes allá donde vayamos. Ya sea en colegios, oficinas, fábricas, centros comerciales o comunidades, es habitual ver varios extintores colocados en sitios perfectamente visibles e indicados con las señales correspondientes.

En el caso de que se produzca un incendio, los extintores y en segundo caso las bocas de incendios equipadas, van a ser determinantes para evitar que las llamas de propaguen y extinguir el fuego. Es por ello que, estas herramientas son imprescindibles. Pero, como es lógico, no basta con tenerlas, es obligatorio que realicemos las revisiones y el mantenimiento necesario para asegurarnos de que funciona correctamente y, en el caso de que sea necesario, sustituirlos.

De este modo, existen varios aspectos que debemos tener en cuenta para asegurarnos de que nuestro extintor no debe ser reemplazado o, en caso de que sea posible reparado.

  • Manómetro: Uno de los elementos más importantes de nuestro extintor es el manómetro, en caso de que observemos que la aguja no se encuentra apuntando al área verde, lo mejor será que avisemos a un profesional, ya que indicará que no cuenta con la presión necesaria para funcionar en caso de emergencia.
  • Fecha de caducidad: Todos los extintores deben contar con una etiqueta en la que aparezcan plasmadas las revisiones y la fecha de caducidad. Normalmente, los extintores tienen una vida útil de 20 años, sin embargo será imprescindible un mantenimiento y asegurarse de que no ha perdido ninguna de sus cualidades.

Si quieres conocer más aspecto no te pierdas las próximas publicaciones de nuestro blog.