La importancia de la ropa térmica laboral

Los uniformes laborales son elementos indispensables en nuestro trabajo, no solo sirven para que seamos fácilmente identificables dentro de la empresa, sino que a menudo cuentan con una serie de aspectos específicos que ayudan a nuestra seguridad. Por ello, utilizar los uniformes laborales va a ser indispensable para evitar riesgos laborales.

Aunque las temperaturas otoñales todavía nos se han dejado ver, no tardarán demasiado en llegar, y es en este momento, en el que la lluvia y el frío hace su entrada cuando las personas que trabajan a la intemperie necesitan una ayuda extra para evitar enfermedades y esta viene dada por la ropa térmica laboral. También es importante para aquellas personas que tienen que trabajar en cámaras frigoríficas o ambientes especialmente fríos.

La principal característica de este tipo de prendas es que están adaptadas para aguantar temperaturas inferiores a los 4 Cº. Por otro lado, deben ser capaces de aislar, pero también de transpirar para evitar la sudoración. De cualquier modo, lo más conveniente es que utilicemos varias capas, de este modo será más sencillo que encontremos el equilibrio necesario en cada momento.

En lo que respecta a los uniformes térmicos no debemos olvidarnos de las manos y la cabeza ya que por esta última se escapa el 30% del calor. Por ello los guantes y los gorros serán una parte más de nuestra ropa laboral.

Por último, uno de los aspectos más importantes va a ser que la capa exterior sea impermeable. De este modo, en caso de lluvia o nieve, conseguiremos no nos mojaremos.

Estos son algunos de los aspectos que debemos tener en cuenta para la ropa laboral térmica que nos ayudará a evitar enfermedades.

 

Qué hacer ante un fuego en la naturaleza

En pasadas publicaciones de nuestro blog hablábamos de los aspectos que debemos tener en cuenta para prevenir el inicio de un fuego durante nuestras excursiones a la naturaleza. En este nuevo post queremos facilitarte los pasos que debes seguir en caso de que se inicie un fuego. 

En caso de que veamos el inicio de un incendio, ya sea provocado por una fogata, por un cigarrillo o cualquier otro medio deberemos tratar de apagarlo, siempre que nos encontremos en circunstancias seguras. Para ello es de gran utilidad llevar un extintor portátil en nuestro coche, pero podemos hacer uso de agua, ramas verdes o tierra.

En caso de que no consigamos controlar el fuego será imprescindible que llamemos lo más rápido posible a los servicios de emergencia, cuanto antes empiecen los servicios de extinción más sencillo será controlar el fuego.

Lo siguiente que debemos hacer es ponernos a salvo. Para ello, es imprescindible que no vayamos ladera arriba, ya que podría haber un punto en el que las llamas nos atraparan. Además, lo mejor es ir al contrario de la dirección del viento, ya que  éste hará que el fuego se propague en esa dirección.  Por otro lado, si no conocemos el terreno debemos tener especial cuidado de no dirigirnos a zonas de barrancos.

Es posible que el humo nos dificulte la respiración, algo que puede ser muy peligroso ya que nos puede llevar a perder el conocimiento, para evitar sus efectos debemos respirar a través de un pañuelo mojado.

Éstos son algunos de los aspectos básicos que podemos seguir en caso de encontrarnos con fuego en la montaña.

Cómo prevenir fuegos en la naturaleza

Después de la devastación a causa de las llamas que ha sufrido Galicia, es importante que sepamos qué hacer para prevenir y los pasos que debemos seguir si nos encontramos ante un fuego. A pesar de que, por desgracias, la mayoría de los incendios son provocados intencionadamente, en muchas ocasiones se originan por descuidos humanos, para prevenir que esto suceda hay algunos aspectos que debemos evitar:

  • No arrojar cigarrillos: ni en la carretera, ni en el bosque, ni en ningún entorno natural. No solo estamos contaminando la zona, sino que también la ponemos en riesgo de incendio. Lo ideal es apagarlos con agua y guardarlo para tirarlo en un lugar óptimo.
  • No dejar basura:  Algunos residuos como las botellas de vidrio pueden causar un incendio. Los rayos de sol se reflejan en el cristal creando un efecto lupa que puede propicia las circunstancias necesarias para que se inicie un fuego.
  • No hacer fogatas: Aunque pueda ser tentadora la imagen de disfrutar de una acampada con fogata incluida, las llamas pueden descontrolarse dando lugar a un gran indecidio.
  • Acampada en zonas habilitadas: Es importante que nos limitemos a instalarnos en las zonas que han sido habilitadas para ello y siempre en una explanada sin vegetación.
  • Barbacoa: Como bien sabemos existen unas series de restricciones a la hora de hacer barbacoa, espacios adaptados para ello y épocas del año en las que se prohiben. Es importante que lo respetemos para prevenir incendios.

Estas son algunas de las prácticas preventivas más básicas que todos debemos seguir y respetar si queremos disfrutar y cuidar de los maravillosos entornos naturales que nos rodean. Si quieres saber cómo actuar en caso de que se inicie un fuego permanece atento a las próximas publicaciones de nuestro blog.

 

Causas de incendio en el hogar: Las chimeneas

Aunque el verano se está alargando más de la cuenta, no queda mucho para la bajada de las temperaturas. Y es que el otoño e inviernos es la temporada ideal para disfrutar de las tardes de manta sofá y chimenea.

La chimenea es un valor añadido para nuestro hogar, permitiéndonos entrar en calor los meses de frío y dotando a las estancias de una decoración y un estilo acogedor y especial. Sin embargo, estas instalaciones también presentan muchos peligros, es por ello, que debemos tomar una serie de precauciones básicas para evitar incendios.

Lo más importante es que estemos siempre atentos a la chimenea, los descuidos pueden  costarnos caros, una simple chispa puede causar un incendio. Además será importante que no coloquemos nada demasiado cerca de la chimenea, si papel, ni mobiliario que pueda prender con una chispa y alimentar las llamas.

Además es muy importante que nos aseguremos de que nuestra chimenea esté correctamente apagada, ya que en muchas ocasiones quedan brasas que pueden ocasionar graves problemas. Lo más seguro es que vertamos un poco de agua sobre las brasas para asegurarnos de que no queda ninguna chispa encendida.

 

Si tenemos una chimenea en casa, es importante que siempre tengamos a mano un extintor, de este modo podremos evitar un incendio si las llamas se descontrolan.