Cómo quitar las manchas de hollín (Parte I)

Cuando se produce un incendio en un hogar en muchas ocasiones hay enseres personales que podemos salvar, sin embargo, por lo general están repletos de hollín y se les ha impregnado el olor del humo, es por ello que debemos prestar un cuidado específico a la hora de limpiarlos, de manera que podamos eliminar tanto la suciedad como el olor.

Cuando se produce un incendio y nuestros objetos de tela, plástico, yeso… se queman el humo que inunda el ambiente está plagado de partículas, tóxicas, que van impregnándose en el techo y resto de superficies de la casa, entre ellas la ropa.

Desde Extintores Bellido queremos  daros una serie de consejos para poder eliminar este hollín procedente de un incendio de vuestras prendas.

Lo primero que debemos hacer es sacudirlas para eliminar en la medida de los posible las partículas. Después la dejaremos en remojo con bicarbonato durante unas horas.Seguido la enjuagaremos, escurriremos y meteremos en la lavadora utilizando una buena cantidad de detergente y suavizante para tratar de eliminar el olor.

Es posible que incluso después de sacarla sigamos notando el aroma del humo. Dejar que se seque al aire, ayudará a eliminarlo. Si aún así cuando se seque seguimos notando el olor deberemos volver a meterlo en la lavadora. Es posible que nos cueste unos cuantos lavados, pero podremos volver a disfrutar de nuestra ropa.

Si quieres conocer más consejos para eliminar el hollín de nuestros enseres personales mantente atento a nuestro blog.

 

Protección laboral: Tipos de guantes

Como hemos mencionado en otras ocasiones las manos son una de las partes del cuerpo que más debemos proteger en el trabajo. La mayoría de los puestos laborales son desempeñados con las manos, es por ello que estas extremidades presentan un mayor grado de peligros a la hora de sufrir lesiones. El grado de los daños pueden ir desde un simple golpe o contusión a una amputación en función al tipo de material que se maneje en el puesto.

Dentro del uniforme laboral, podemos encontrar diferentes accesorios que nos ayudarán a prevenir lesiones, entre ellos podemos encontrar los guantes. Pero no cualquier guante sirve para prevenir cualquier accidente, cada entorno laboral demanda la utilización de un tipo distintivo de guantes. Estos son los diferentes tipos de guantes más empleados:

  • Protección térmica: Pensados para resistir las altas y bajas temperaturas.
  • Serraje: guantes especiales para trabajos con sierras, con acolchado a prueba de cortes.
  • Protección química: Estos guantes están confeccionados para resistir a químicos, en estado líquido o gaseosa.
  • Desechables: Principalmente elaborados con látex natural o nitrilo.
  • Algodón: guantes de algodón para actividades específicas.
  • Dieléctricos: guantes para evitar sufrir daños provocados por la electricidad al trabajar con baja, media y alta tensión.
  • Malla metálica: Son los que se emplean en carnicerías e industrias ya que están confeccionados con una malla metálica que evita el corte.
  • Sintéticos: guantes recubiertos de poliuretano, látex, nylon, fibra de vidrio.
  • Piel: Son guantes resistentes y flexibles realizados con las pieles de diferentes animales.
  • Antivibración: guantes flexibles, fuertes y transpirables que reducen las vibraciones y mantienen bien sujeto los objetos.

Estos son algunos de los diferentes tipos de guantes que podemos encontrar en el mercado y sus diversas aplicaciones en el mundo laboral.

Regletas e incendios

La mayor parte de las viviendas de nuestro país cuentan con más de 20 años, por lo que su red eléctrica es antigua y por lo tanto en muchas ocasiones deficiente. Con el paso del tiempo el sistema eléctrico de nuestra vivienda se puede ir deteriorando suponiendo un peligro para la seguridad en el hogar.

A esto se le suma el hecho de que la tecnología cambia constantemente. Cuando se crearon los sistemas de electricidad de las viviendas antiguas no existían tantos dispositivos electrónicos que precisarán de corriente eléctrica. Por ello, en la mayoría de ocasiones el número de enchufes es limitado.

Esto nos lleva a adquirir ladrones y regletas que nos permiten enchufar diferentes dispositivos a una misma toma. Sin embargo, esto puede tener consecuencias graves en nuestro hogar. El sobrecalentamiento que puede causar la saturación puede llevar a averiar los aparatos electrónicos conectados e incluso producir un incendio.

La mejor solución para evitar que esto ocurra es adquirir regletas con fusibles, no es suficiente que tengan interruptores. Además es imprescindible que estén homologados.

En el caso de que percibamos que sale humo de nuestra regleta deberemos ir de inmediato al cuadro de luces y desconectar el interruptor general, acto seguido llamaremos a un electricista especializado. De este modo evitaremos un incendio en nuestro hogar.

El problema ocurre cuando no estamos presentes o no somos conscientes del humo del alargador, por ello la importancia de revisar el sistema eléctrico, no sobrecargar enchufes y emplear regletas con fusibles.

¿Qué es el hollín y de qué está compuesto?

Cuando se produce un incendio en un hogar, establecimiento o empresa son muchos los daños que puede sufrir el recinto. Por lo general el foco de concentración suele recaer en los destrozos producidos por las llamas, sin embargo el humo es otro aspecto a considerar a la hora de valorar daños.

La combustión de los diversos elementos que se encuentran en contacto con las llamas crea un humo tóxico el cual inunda todo el ambiente. Una vez se ha apagado el fuego, lo más probable será que el hollín haya inundado cualquier superficie que las llamas dejen intactas.

Este hollín está formado por partículas sólidas de pequeño tamaño, pueden ir desde los 100 nanómetros y hasta 5 micras. Es el resultado de una combustión errónea y está compuesto principalmente por restos de carbono. Su estructura es similar a la ceniza, sin embargo su color es algo más oscuro, casi negra.

El hollín es un compuesto peligroso para la salud humana. Al estar compuesto de partículas tan diminutas, estas ingresan en nuestro sistema respiratorio, puede incluso ingresar en el interior de los alvéolos y terminar llegando al corriente sanguíneo. De este modo cuando si accedemos a un lugar con acumulación de hollín debemos tomar medidas de seguridad para garantizar nuestro bienestar.