¿En qué consisten las teoría del triángulo y tetraedro del fuego?

El fuego es un fenómeno que se produce a consecuencia de una reacción química de combustión. Existen diversas teorías, entre ellas el triángulo del fuego, esta sostiene en la necesidad de la existencia de tres elementos para que esta reacción tenga lugar.

Por un lado se encontraría el combustible, el comburente que podía ser el oxígeno, pero que también podemos encontrar en la composición de algunos productos químicos y la energía de activación que se produce mediante el calor. Estos elementos deben estar conectados para que se produzca la combustión.

De este modo si alguno de estos elementos falla podremos acabar con el fuego o por lo menos prevenirlo: Si no existe el suficiente oxígeno el fuego no puede iniciar su propagación, del mismo modo sin el combustible el fuego no se extiende y de igual modo sin el calor suficiente el fuego no puede iniciarse.

En el caso de que estos tres componentes coexistan y se inicie el fuego puede desencadenar el tetraedro del fuego. Para ello debe intervenir un cuarto factor llamado reacción en cadena, esto consiste en la retroalimentación del fuego fruto de los gases expulsados por el mismo, estos producen un aumento del calor que alimentar las llamas que a su vez aumenta el calor, de modo que se crea un círculo vicioso que debe ser interrumpido.

Señales de emergencia: El significado de los colores

Las señales de emergencia son imprescindibles para indicarnos los pasos que debemos seguir en caso de que se produzca algún tipo de accidente. Estas señales tienen como fin informar, alertar o ayudarnos a localizar objetos o salidas. Esto las convierte en artículos imprescindibles para cualquier edificio, ya que nos permitirá ubicarnos y encontrar la salida más rápida.

Los colores determinan en gran medida su intención:

Color Rojo : El color rojo significa parada, prohibición o equipos de lucha contra incendios.

Colore verde: Las señales que aparecen pintadas con el color verde se utilizan para indicar situaciones de seguridad, salvamento o auxilio. De manera que se colocaran en las salidas de emergencia o puestos de auxilio.

Color amarillo: El color amarillo es utilizado para indicar situaciones de peligro sobre las que debemos poner atención.

Color azul: Por último el color azul se emplea en señales de obligación o indicaciones, de tal manera que la obligación del empleo de un determinado equipamiento como pueden ser cascos aparecerá indicado en este color.

Además de las señales estáticas podemos encontrar luminosas o acústicas así como verbales o gestuales. En Extintores Bellido contamos con un amplio catálogo de señales de emergencia ideadas para ser colocadas en todo tipo de edificios.

Cómo tratar quemaduras de segundo grado

Esta semana seguimos con el tema de las quemaduras. La pasada publicación veíamos cuáles eran los pasos a seguir si sufrimos una quemadura de primer grado, como indicamos, estas quemaduras solamente causan daños a la parte más superficial de la piel, la epidermis, siendo habitualmente causada por largas exposiciones al sol o pequeño contactos con una fuente de calor, fuego, una plancha, líquidos… Por el contrario las quemaduras de segundo grado tienen un impacto mayor en nuestra piel.

Las quemaduras de segundo grado pueden ser producidas por una fuente térmica o eléctrica y causa daños en la primera y segunda capa de la piel, epidermis y dermis, podemos diagnosticar que nos encontramos ante una quemadura de segundo grado cuando la herida presenta rojez y ampollas, también sentiremos gran dolor y quemazón intensa. Dependiendo de la gravedad, la extensión de la herida y la ubicación deberemos acudir a urgencias para que un profesional trate la quemadura. En el caso de que se encuentre en la cara, las manos, los pies, los glúteos, las ingles o alguna articulación deberemos ponernos en las manos de un médico.

Lo primero que debemos hacer es sumergir la quemadura en agua fría durante al menos 5 minutos. Pasados estos 5 minutos podremos aplicar gasas estériles a la herida. En el caso de tener una ampolla es imprescindible que no la rompamos. Ésta es la que protege a la epidermis del exterior, si no estuviera sería muy sencillo que se produjera una infección complicando gravemente el problema.

Después de realizar estos pasos, lo más indicado es acudir lo antes posible a un médico especializado que revise el estado de la quemadura y recete algún tipo de medicamento que ayude a regenerar la piel al tiempo que nos calme el dolor.

Cómo curar quemaduras de primer grado

¿Alguna vez te has quemado? Ya sea cocinando, con un mechero o un cigarro, es probable que en alguna ocasión hayas sufrido una quemadura, hasta las más superficiales pueden ser muy dolorosas y traer efectos secundarios, es por ello que es imprescindible que actuemos con rapidez para minimizar los daños.

Las quemaduras de primer grado, solamente afectan a la epidermis, la capa más externa de la piel. Suelen curarse solas sin necesidad de realizar ningún cuidado específico, aunque en muchas ocasiones la aplicación de pomadas especialespueden ser de gran utilidad para acelerar el proceso. Las quemaduras de primer grado se manifiesta con una descamación o enrojecimiento de la piel, sensibilidad, inflamación y ardor de la zona.

Sabemos que una quemadura es de primer grado cuando es superficial. Para minimizar los daños deberemos poner la parte del cuerpo que haya recibido la quemadura en agua muy fría, esto hará que la piel se siga deteriorando, por lo que es muy importante que actuemos con la mayor rapidez posible.

A pesar de ser superficiales, las quemaduras de primer grado pueden ser muy dolorosas, para mitigar el dolor podemos emplear analgésicos o acudir al médico.

Una exposición prolongada al sol sin la protección necesaria puede provocar quemaduras de primer grado en nuestra piel. Protege tu cuerpo de las posibles quemaduras.