Seguridad en el trabajo: prevención de incendios

Nuestro puesto de trabajo es uno de los lugares donde más tiempo pasamos a lo largo del día, por ello es de crucial importancia que cuente con los requisitos de seguridad establecidos. Ya sea que trabajemos en una oficina, una fábrica, una obra o un taller hay una serie de medidas que sirven para evitar posibles lesiones a causa de accidentes laborales. Por ello en esta nueva entrada vamos a hablar de las medidas de seguridad que se deben cumplir en el trabajo para evitar los incendios.

  • No sobrecargar enchufes: Es muy habitual que en lugares donde las labores diarias precisan de aparatos conectados a la corriente abusemos del uso de regletas o ladrones, sin embargo esta es una de las principales fuentes de ignición.
  • Alejar los focos de calor de los combustibles, desechos, cartón o papel.
  • Consultar siempre a los responsables antes de efectuar algún tipo de trabajo en que se impliquen chispas, llamas o fuego de algún tipo, no todas las instancias permiten este tipo de trabajo.
  • Dejar siempre libres las salidas de emergencia y no dificultar el acceso a extintores o bocas de incendios. También es importante que las señales permanezcan siempre visibles.
  • Realizar un mantenimiento periódico de todos los sistemas de prevención de incendios para asegurarnos de su correcto funcionamiento.
  • La limpieza y el orden es indispensable en la prevención de incendios. Papeles, cartones, líquidos inflamables que no se encuentren en su lugar pueden iniciar un incendio y hacer que se propague con rapidez.
  • Los detectores de incendio son uno de los elementos más importantes por ello deberemos dejar un espacio de al menos un metro entre cualquier objeto y este dispositivo.
  • Al terminar la jornada laboral desconectar el mayor número de dispositivos que sea posible.
  • Realizar simulacros e informar a los trabajadores del método de actuación.

Con estas medidas de seguridad básicas podemos prevenir tanto la iniciación de incendios como la propagación de los mismos.

La importancia de proteger los ojos en el trabajo

Los puestos de trabajo, dependiendo de cual sea nuestra labor, son un lugar en el que habitualmente se producen accidentes de todo tipo, desde abrasiones o cortes en extremidades, como comentábamos la pasada semana, hasta lesiones de seriedad en los ojos.

Con el paso del tiempo este tipo de lesiones se ha ido minimizando de forma gradual. Esto se debe en gran parte a la implantación de medidas de seguridad específicas que debemos cumplir para nuestra seguridad. La protección ocular es algo indispensable para protegernos de los riesgos que presenta nuestro trabajo para los ojos.

Objetos voladores como vidrio, metal, diversos utensilios y herramientas, sustancias químicas, radiación… son algunas de las causas más comunes que ocasionan daños oculares. La principal medida que debemos tomar para proteger nuestros ojos de cualquier tipo de lesión de este estilo es conocer los peligros a los que estamos expuestos, puede ser que el peligro sea por la tarea que desempeñamos nosotros de forma directa o que realice algún compañero que comparta espacio con nosotros, debemos ser conscientes de los riesgos y tomar medidas utilizando gafas específicas para prevenirlos.

Los ojos son una parte del cuerpo muy delicada por lo que, en el caso de que tengamos cualquier tipo de lesión deberemos acudir lo antes posible a un especialista para evitar que la lesión empeore.

La importancia del calzado laboral

Las extremidades son de forma indudable una de las zonas del cuerpo que sufre un mayor número de accidentes laborales. Son las partes que habitualmente empleamos para manipular y por lo tanto las más expuestas. Según un informe realizado por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social el 28,7% de las lesiones producidas en 2012 fue en las extremidades inferiores de nuestro cuerpo. El calzado es un punto crucial para prevenir lesiones.

Son dos los aspectos principales a tener en cuenta en el calzado laboral:

1. Por un lado se encuentra la necesidad de que sea un calzado cómodo, para realizar bien nuestro trabajo, especialmente en jornadas que implican largas horas de pié.

2. Unos zapatos que protejan sobre los posibles peligros relacionados con el puesto de trabajo que desempeñamos.

La importancia de usar un calzado adecuado es mayor en aquellas profesiones en las que hay un elevado riesgo de accidente, como puede ser en la construcción, la metalurgia, los bomberos. Siendo también importante en profesiones tales como la hostelería o la sanidad.

Los accidentes más comunes en estas partes del cuerpo fruto de no usar el calzado adecuado son esguinces, roturas, cortes, quemaduras…

De este modo los materiales empleados, así como la forma del calzado, van a ir siempre en consonancia a los peligros que deben prevenir. Así mismo para aquellas profesiones en las que las labores obliguen al trabajador a permanecer largas horas de pie es importante que el zapato se adapte perfectamente para evitar dolores y durezas entre otros.

Las principales causas de fuego en el hogar

Los incendios son accidentes que pueden tener trágicas consecuencias. Los errores existen y no siempre podemos evitarlos, sin embargo conociendo las principales causas de incendio, podemos prestar especial atención a estos condicionantes.

Causas eléctricas. 

Un mal mantenimiento de los equipos electrónicos, demasiados cables conectados a una misma corriente, cables o enchufes gastados… son algunos de los errores eléctricos que pueden  desembocar en incendio.

Cigarrillos y cerillas

Un descuido a la hora de apagar un cigarrillo o de encender una cerilla puede prender otros elementos provocando que el fuego se extienda.

Productos inflamables

En ocasiones, tanto en el trabajo como en nuestros hogares, empleamos productos altamente inflamables que pueden incluso explotar bajo ciertas condiciones. Para evitar problemas debemos conocer las propiedades de los productos que utilizamos, de este modo conoceremos sus riesgos y poder prevenirlos.

Falta de orden y limpieza

La acumulación de objetos y papeles puede alimentar al fuego haciendo que tome fuerza más rápidamente.

Las fuentes de calor

Las chimeneas, velas y otras fuentes de calor son una de las principales causas de incendio en el hogar.

La cocina

La cocina es el lugar en el que se emplea el fuego de manera más regular. En esta estancia de la casa el peligro no solo viene del propio fuego, sino también del gas que sirve para cocinar. Un escape de gas o un descuido puede tener consecuencias catastróficas.